domingo, 4 de diciembre de 2016

DÍAS DE AMEBA - rescate de peces profundos - 2015

DÍAS DE AMEBA - rescate de peces profundos - 2015





LA VÍSPERA DE ALGO
Tengo algo nuevo que decir
no voy a hablar
te voy a contar todo
no me quedará ni un secreto
no sabrás nada
de vos
de mí
del mundo alrededor
de lo que quiero
de lo que te está pasando
ni de esto que tengo que decir
ni de esperar un segundo
a que levantes la vista
del papel
del suelo
del tiempo pasado
de lo que vendrá
peces y océanos
amaneceres
y todo aquello que sabés
desde que se esconde en palabras
hola.




VOS
Él (yo) ha pintado los retratos sin detenerse a sonreír un solo instante. Después ha contestado a todas las preguntas una por una, entre retrato y retrato y las ocupaciones elementales de todos los días de la vida. Todos los días de la vida, a su vez, han pintado los retratos a veces sonriendo y a veces no y han contestado a todas las preguntas una por una, entre retrato y retrato. Él (yo) te ha mirado ver cómo pintaba los retratos, en los días y las noches de la vida y con los días y las noches de la vida mientras las preguntas se transformaban en respuestas a veces y a veces en retratos o naturalezas muertas. Los retratos contestan a todas las preguntas a su manera, como las naturalezas muertas. Vos has estado omnipresente entre los retratos, las dudas, las preguntas, las naturalezas muertas y las canciones para todos los días de la vida. Me he estado preguntando durante todos los momentos cuál es tu nombre, dudando sólo a veces de tu existencia, sin pruebas ni datos que te certifiquen ni nieguen. He escrito tu nombre tantas veces y te he besado tantas veces, y sigo buscándote y esperando saber tu nombre para llamarte, mientras me perdía en tu mirada y vos te perdías en la mía y no podíamos ser dos. Tu nombre me ha servido tantas veces de espejo, y tu voz ha cantado mis canciones sin que lo hayas sabido siempre. A veces te reencuentro, a veces te veo y te hablo cotidianamente desde el día en que nací, a veces te hallo por primera vez, a veces te pierdo por última vez. Mañana cuando amanezca estaré con vos, perdido y solo sin poder recordar tu nombre y contento de que me hayas acompañado desde hace tanto tiempo. Voy a pintar el retrato de todos los días de la vida, con preguntas, con páginas en blanco, con soles que lleven tu rostro y con tanta ausencia. Un momento en la contemplación del retrato y nada más. En el instante que sigue habrá que pintar otro porque vos habrás cambiado de nombre como yo, y comenzará la nueva búsqueda, en la que estarás conmigo buscándote en completa soledad y feliz de que cada nuevo retrato se pinte solo con sus preguntas y naturalezas muertas…







SIAMESES
Y las horas pasan despacio. Y el espacio se extiende ahora. Con gotas en las miradas. Mirados a través de alas rotas. En medio de un sí lanzado al aire. Airadamente una lanza dice sí en tu medio. Y los iris pasan corriendo. Recorriendo y pasando por el iris.
Bosque sale de su cauce y cruza la línea. Lineal cruzando el cauce vos que salías.
Mano.
Atadura.
Torre.
Esquiva.
Manos.
Y ahora pasan rezando. Besando pasar de hojas. Son de otra estela mineral. Pasa la oscuridad y corre un velo. Momento de siameses que queda en suspenso.







LETRA SIN MÚSICA
Hoy sin nombre
quiero cuidarte entre todos los nombres
de la calma
del nervio
de toda palabra
esta hora
no necesita número ni letra
sabe ser
sabe decir
sobre las superficies
por mañana
no importa si habrá otro día
otro lugar
otra situación
algún registro efímero
no habrá retrato
ni futuras ruinas
piezas de museo
dobles de tu mirada
no sabré de hoy
quiero saber mañana de mañana
en la luz
en la piel
que atraviesa líquidas paredes
tiempo y forma
tratá de solo aparecer del otro lado
sin retrato
sin nombre
dentro y fuera
no representación
ni estereotipos
cálculos de bien y mal
cadena de nostalgia
hoy sin sombra
quiero desear ser parte de la forma
del juego
de la sed
de buscar.







sacre bleu
imagen
petit elle
devuélvemelo
porque así
(hubo un tiempo)
te encontraré
dentro del caparazón
ya la luna
y la mañana
descansan salvas
de las ganas
se ha fugado contigo
ha partido hacia un sol
otro de tantos
neones esquivos
verdaderos estíos
cuídame mientras me vuelvo azul
no me devuelvas nada
no sirve ya
(cuida tu retrato, que no sea pasado)
la lágrima
enorme lupa
hoy es hoy
invierno es invierno
mundo es mundo
todo es nada
scrabel.






ANDAR
Mirar el tren
tomar agua
respirar hondo
(apura que el tren se va)
contar insistentemente hasta cien
trepar a un árbol
caminar en círculos
detener el tiempo
(ya se nos va)
exprimir una naranja
depositar el pensamiento







EL HIPO DEL ASESINO

No tengas hipo. Mirá si alguien se muere cuando estás limpiando el arma. O mejor: no tengas arma. Es por el hipo, no por vos. Sabés que confiamos plenamente. O si alguien no se muere y se rompe el jarrón o el espejo. No es por el jarrón. Ni por el espejo. Un poco por el espejo sí, somos supersticiosos. Tampoco cuentes dinero. Se cae al piso y cuando lo juntes de debajo de la mesa te golpearás la frente. Y se ensucian los billetes. Y no salgas a la calle. Cualquier inocente recibiría un balazo tuyo. O salí, pero con un vaso lleno de agua. Saca la sed más que cualquier gaseosa. Y por la seguridad de todos los que andamos por ahí.







COLORES

Hacer
pensar
helar
hibernar

mientras uno de tus ojos me estalla en la brisa
esparce pétalos de invierno
derrama el té
qué extraño
siempre es primavera

y cuando me llamaste corrí hacia adentro
en círculos
no buscando alrededor
tierra es útero
imagina
lo.









FIESTA

Me gustan los colores que contrastan en tu foto
me gusta la distribución asimétrica de los cuerpos alrededor tuyo
me gusta que tu cara esté en el costado derecho de la imagen
me gusta que la foto parezca extraída de una película de Kiarostami
me gusta la música que imagino sonando en el momento de la captura
me gusta lo que imagino que pensás en ese momento
me gusta que probablemente hayas pretendido parecer espontánea y lo hayas logrado aunque eso no sea por tu intención sino por no haber calculado bien el instante
me gusta no conocer el lugar donde se tomó la foto y que a la vez me parezca tan familiar
me gusta no haberme dado cuenta enseguida de por qué me gustaba la fotografía
me gusta que ahora sea imposible decirte estas cosas y que tenga que esperar
etc


me gusta que hayas recibido la invitación a la fiesta, antes de que se me haya ocurrido invitarte
me gusta esta ansiedad de esperar con tantas voces alrededor
me gusta



me gusta ser parte de una fotografía mientras sostengo una cámara en la mano
me gusta el idioma que hablan las palabras entre sí









AVENTURAS DE TODOS LOS FUEGOS
(Los personajes no usarán lenguaje hablado para comunicarse. Moverán sus labios simulando hablar mientras producen sonidos diversos: frotado de papeles o cartones para los niños, un cascabel para la maestra, balido de ovejas los empresarios)
Un personaje azul (o gurú) sentado en el piso toca el didjeridu. Mientras va tocando mira hacia el público haciéndole “entender” con la mirada las frases que “dice” el didjeridu.
Un grupo de niños y niñas se acercan con curiosidad a espiarlo. Cuando los ve, él les hace una seña “beatífica” para que se sienten. Ellos dudan, y traen entusiasmados a su maestra. Ella desconfía del personaje azul, y hace a los niños sentarse lejos de él. Lo saluda con desconfianza y se vuelve a sus niños para hablarles mal de él, con grandes gestos, que él no percibe, y sigue tocando muy abstraído.
Todos se interrumpen ante la llegada de dos hombres de negocios con un maletín. El personaje azul está extasiado, los niños temerosos (la maestra los tranquiliza y al mismo tiempo demuestra gran interés en los hombres de negocios). Colocan el maletín sobre la mesa y comienzan a negociar en lenguaje de ovejas. Al cabo de unas frases y luego de un acuerdo, uno de ellos amenaza a su alrededor con gestos y miradas atemorizantes a todos en general provocando el pánico generalizado.
Saca un pañuelo del maletín y lo agita como bailando una zamba, provocando que todos se tapen los oídos. El otro empresario se señala el reloj ausente en su muñeca (apurate) y juntos tararean (mal) una zamba. La maestra se dirige al maletín, lo tira lejos y comienza a dirigir muy autoritariamente la zamba. Los empresarios al concluir se sienten avergonzados y se quieren ir, pero la maestra los lleva a donde están los niños. La maestra hace dos palmadas y el personaje azul deja su instrumento y busca la procedencia del sonido por todo el lugar. Otra vez la maestra hace lo mismo, luego se suman los niños y finalmente los empresarios también se animan. Algo se cae fuera de escena con gran estruendo al mismo tiempo que se apagan todas las luces.
En la oscuridad suena el didjeridu. Cuando se encienden las luces, todos los personajes excepto azul están sentados en una ronda con bolsas en la cabeza.
Apagón y silencio








INTUICIÓN

Un segundo antes de la luz verde tomé el peine, el fijador, y en un segundo ya estaba listo para ser fotografiado. Los aplausos duraron tres años y medio. El fijador se derretía sobre mi frente en este amarillo verano. Después de las tormentas hay que estar peinado y sonriente. Por las dudas que pueden surgir y las preguntas de todos los días. Vamos navegando hacia ultramar, no pases con la barrera baja. Estribor. El fin. Manotazos de sobreviviente. Ondeando andaré. A mi ultramar querido nadaré. Jirafa universal lava intuición anónima.








AYER

Caí en un agujero temporal. Mucho no importaba el día ni la hora, el año tampoco. De la imprecisión mía llegué a la nuestra, y no fue la última mutación. Las formas fueron son serán flexibles y están estarán estuvieron en perfecto equilibrio a menos que se derritan como un árbol en el frío del invierno. Deja vu de tres en el mismo lugar. Repetición de expresiones tan dichas por única vez. Tres es cuatro. Acá es allí.
Joya ucrónica las imágenes atan.









13

Comunicado con todos los días
de sol y miro como huracanes
blancos y eternos parecen desmanes
la superficie y las razones frías

como un continente de peces altos
folclore ingrávido sin ataduras
en pies y manos como una armadura
cubren el cuerpo al despertar de un salto

hay un acuario desierto y vacío
lo miro y río como un laberinto
despierta solo en el sueño mío

muchas veces el agua gris te besa
otras espera rodeada de frío
llega el silencio, la visión apresa.










DESPUÉS DE LOS PRESENTIMIENTOS NADA


Una bandada de palomas pasaba delante de su vista sin interferir en la observación de la estática realidad. Los sueños de anoche se alejaban sin más remedio. El auto que cruzaba dejaba su resaca de gases en el aire. Agua descendía hasta la tierra de esa maceta de allá, perdiéndose hacia adentro. El piano desde el parlante llegaba y se iba en un instante. Su alrededor en el suelo se llenaba de pisadas en varias direcciones.
Los sueños de anoche se alejaban sin más remedio. El horizonte seguía siendo una línea al final de la vista. El tiempo no cesaba en su transcurrir (la prueba eran los relojes). Las aguas de las cimas mantenían invariable su destino de caída. Toda el agua repetía insensiblemente su ciclo. Todos los seres continuaban naciendo y muriendo indiferentes. El sol iluminaba de día y la luna de noche, como siempre. Las lluvias precedían al tiempo seco y viceversa.
Los sueños de anoche se alejaban sin más remedio. Prometieron internarlo en un lugar blanco, vestido de blanco, rodeado de enfermeras vestidas de blanco que le suministrarían su blanca píldora, si no se callaba.
Entonces Juan redactó prolijamente siete cartas, una a cada iglesia, rectificando lo anunciado en las de anoche, excusándose en que todo se debía a una confusión provocada por algunas dosis de más de su medicamento.




















UN ILUMINADO

Una mañana el despertar fue diferente. La luz entrando por la ventana se veía tan seductora, tan íntima, que él no se resistió a que lo cubriera a lo largo de la piel y lo revistiera hasta el interior.
Algo absurdamente real le había sido advertido allí. Con el paso de los días las sensaciones alimentaron teorías que brotaban una tras otra complementándose sin contradecirse: “La opacidad de los cuerpos es producto de la exposición breve a la luz del sol seguida de extensos períodos de oscuridad. La sombra sublima de manera sutil a la iluminación obtenida por la piel y transportada a los rincones más diminutos de cada célula. Por lo tanto, un ser sometido sin interrupciones a esa claridad lucirá como un mismísimo sol y éste carecerá de misterios y dilemas porque su alma se hallará completamente develada”.
El hecho de existir tanta literatura alusiva a los peligros de radiaciones solares “X”, ultravioletas, no hacía más que confirmar un fragmento de la teoría: “El miedo atroz de la sociedad a ser revelada (o rebelada), la lleva a fantasear justificando su inacción con excusas aparentemente irrebatibles (pero tan frágiles como toda la ciencia)”. Pensó prudentemente en la imposibilidad de contar con ayudantes al entregarse a ese brillo infinito y finalmente lo descartó por innecesario. Después de todo, ¿qué utilidad podría presentar?
Un escollo se cruzó en su búsqueda. ¿Cómo evitar que algún demente paranoico ose arrebatarlo de las garras del cielo soleado? Sólo en un paraje tan remoto y despoblado como un desierto era viable su empresa. Nadie conocía el proyecto, así que no precisó sesudas explicaciones ni grandilocuentes discursos para autorizarse ante los demás el periplo. Le bastó con un enigmático “Adiós, espero que algún día ustedes también puedan ser luz!”.
Como en un relámpago encontró la arena, el nuevo útero donde quería nacer a la verdad, y el sol, cuya claridad le sonreía pícaramente, cómplice de su hazaña. Sin decir palabra (¿qué vocablo igualaría la belleza del instante?) se desvistió y tendió su cuerpo en el amarillo suelo.
El resplandor comenzó por herirle sensiblemente los ojos, mas se obligó a tenerlos abiertos. Mencionaba su teoría que éstos eran la puerta a las almas, y decidió que la suya merecía ese brillo de diamantes.
Luego de un tiempo no distinguió ya ninguna forma en el espacio. Razonó y concluyó que veía todas las cosas del universo; de ahí ese caos tan semejante a un ruido blanco.
Su piel se volvió escamosa, oscura, de a pedazos sangrante. Sin saberlo sintió apenas el dolor. Lo atribuyó a su sensibilidad en crecimiento. “Un caudal de bondad, apertura y libertad de espíritu que parirá en él cada rayo” según imaginó textualmente en la teoría (ésta juzgaba inverosímil la relación dolor-enfermedad).
Su boca se secó de saliva, su lengua menguaba achicharrada y sus labios abandonaron aquella rojiza tersura. “Las palabras no podrán salir de la persona y así no mentirá jamás”, versaba su escrito. No necesitó justificar la desaparición de su cabello; nunca supo de ella, al igual que las repentinas arrugas en la cara. Intentó ponerse en pie, pero sus piernas ignoraron la orden del cerebro. “No importa”, pensó, “será que aún no estoy preparado”, y siguió esperando el día.


















DESÉRTICO

A veces cruzar el desierto es tan simple
alfombra sobre los médanos
impalpable viaje
inútil el mirar
como una flecha zen

a veces seres libres del azar
el reverso
extranjeros de tersura
demasiadas huellas
decodifican todo el todo a su paso
elemental y sensorial
solo la superficie
violentamente concretos

a veces mirar de lejos el cajón es fácil
intravenosas leves alas
desmaterialización
mirada sin retina sobre ideas sin palabra
la sutil multitud de impresionistas fugacidades
lo opaco de este útero

a veces carne y distancia
enumeración infinita del mismo punto
tiempo, espacio, cuerpos
variaciones del único artificio

el desierto elige por sí solo
cómo situar al viajero
carente de razón

bálsamo de silencio sin objetos para olvidar
es.




















Nosotros
estamos así
ardiendo de lejos
aguantando las muchas manos
miro alrededor en tu lugar
un grito mudo de humedad despabilado
se acerca el nombre que te dicta
cae así rompiendo o lavando iniciado nudo abierto
se ha ido el nombre que te dicta tanto
nosotros estamos así ardiendo de lejos aguantando las muchas manos












EXISTENCIA

El tiempo pasó. Y después de la espera suspendimos su transcurrir, el idioma, las elipsis, la incredulidad. Llegado el momento de civilización la espera volvió a comenzar.












UCRONÍA

Vos fuiste saliendo de mí
mientras yo escuchaba otros sonidos
que iban naciendo también
de la boca del silencio.






SOLO HABLO DE LO QUE CONOZCO

No hablo
no expreso
no intento romper las paredes
no identifico las huellas
no digo sus nombres
aparezco entre los carteles
con un signo de preguntas
en la cabeza
de manera que
silencio
opaque
liquide
estratifique
doble
abra
diga
a través mío
y hablo
expreso de mediodía
tren para las cosas
sin paredes
limitándome a la diminuta inmensidad que llueve y sobre la que pisamos














TÉ EXTRAÑO

Me siento así
tan cerca del suelo
y del cielo
hago una pequeña reverencia
el vapor también
tu risa dibujada en el aire
todo tu cuerpo en la palma de mi mano
hablamos de a sorbos pequeños
nos miramos en el borde dorado


invito a la lejanía
a dos fantasmas secretos
perpetuo alucinaje
viajando en este extraño té.









PAISAJE EN EXPOSICIÓN
Me dirigí a vos
a tu espacio
decidí mirarte hasta que no seas

vos me miraste con hojas
verdes oscuras gruesas
ya no tuve manos

quise hacerte mi sombra
manipular tu forma

vos me inundaste de río
de pantano
ya no fue mía mi sangre

y tomé tu luz
intenté un dibujo en el cielo
un gran pensamiento

perdí mis ojos, no sé por qué
¿qué es un lugar?
¿qué es un momento?
¿qué es eso que pasa, mira y se va?
¿qué me hizo recordar?

solo recuerdo aquel olvido.













HOY SIN QUERER


Silencio
calla el latir
afuera aletean
describen una danza
un agujero

hoy sin querer abrí una puerta
un día sin llaves
vos no estabas
era en otro lado
otra versión del tema

que no sea tan fácil
las máscaras se caen
se autogestiona el ocaso
y te arrastra tan livianamente
que ni siquiera puedo decir sí.













EN

En el silencio
hay un pájaro de risa, un espejo, temperatura, agua oxigenada, genes de uva, húmedos placeres, carbón, esto y aquello, caminata, pantalones largos, hormiga, isla, abstinencia, lo otro, vos, mientras tanto, algo parece, dulce vómito, no me digas nada,

en la música
domador, retina, miranda, facilidades, solipsistas, lacustres, silencio

en vos
pinturas, atardeceres, unicornios, limas, arroz, dulces, unos, sal, himen, koala, iluminación, nuevo.










SOUVENIR
Espero
ausente no está
y sí por venir
en la próxima estación
andenes verdes
granas y césped
te espero más allá
(soy mi propio Hiroshima).











TU NOMBRE

Al borde
invisible gris azul
inquieta luz

redonda alma
y no olvides
los días idos.














Y entonces
imaginá que una mañana de éstas
estreche los extremos
y esté a punto de nacer

hermana
la languidez me cerca
entiende de estas cosas
me absorbe al despertar
envuelto en rojo amanecer

florecida
entiendo de la vida lo que puedo
conduzco en espiral
desde afuera y desde adentro

provoco y miro
desde la casualidad hasta tu cara













FIZZ
En el principio el azúcar
tiende a ser naranja
o mora
o limón

no te apures
guarda este momento un poco más
que no te derrita tan rápido el pantano

cuando lo creías eterno
mostró su ácido final
deforme visión
el frío dentro tuyo

no te vayas
hay cuatro promesas más por creer.

















El sol se apaga
pequeño rayo llega
se aferra al suelo.
¿Por qué se desespera?
Mañana es otro día.

Oscuridades
esconden flores nuevas
aún no nacidas.












INVENTARIO

Hay un rey que escucha el zumbido de aves macroscópicas
Hay un pueblo donde se dibuja en idiomas desconocidos
Hay una cárcel que solo recibe a los reyes
Hay un campo tan grande que almacena los sueños de los pobres
Hay una reina que juega a las escondidas con su espíritu
Hay un personaje tan ficticio que parece real
Hay casas sin ventanas y ventanas sin casas
Hay distancias tan largas como las alas de las personas
Hay laberintos donde perderse es imposible
Hay prostitutas falsas que solo entregan su alma
Hay obsecuentes pajes del tamaño de una ameba
Hay reyes todopoderosos del tamaño de media ameba
Hay caminos que conducen hacia arriba
Hay un castigo para los delincuentes: la sabiduría
Hay un antídoto para la inteligencia: la locura
Hay una multitud enloquecida que reclama el sufrimiento
Hay una mayoría que soporta estoicamente la felicidad
Hay almas tan baratas que es imposible comprar
Hay un barrio cuyo idioma no existe
Hay rostros que se desvanecen a la luz del sol
Hay ojos que queman a los demás ojos
Hay un vacío superpoblado de objetos que te persigue al caminar
Hay una calle donde ir cuando no se está en ningún lado
Hay palabras que solo escuchan los magos y hechiceros
Hay un segundo en el que se recorren todos los rincones del mundo
Hay ciegos que solo necesitan la imaginación
Hay un lenguaje indescifrable que emplea toda la gente
Hay voces que cuentan en forma regresiva hasta la muerte
Hay gigantescos y voluptuosos pechos que nutren y entretienen a la humanidad
Hay una red debajo de nuestros pasos que desaparece cuando caemos
Hay un campo de energía que nos mantiene en el espacio.












NUEVO
Pez pregunta
solo pregunta
no supo las respuestas
los sobres quedaron cerrados
el trasluz trajo la cima
el valle
el llano
cayó cada pino en su lugar
eso no podía estar bien
enero hizo doppler
con todas nuestras manos
con todos los restos de otras manos
con cada célula de uña
sobre en el bolsillo
el pasaje que no pregunta
en el otro un nombre
una fecha.



















SOLO HABLO DE LO QUE CONOZCO
No hablo
no expreso
no intento romper las paredes
no identifico las huellas
no digo sus nombres
aparezco entre los carteles
con un signo de preguntas
en la cabeza
de manera que
silencio
opaque
liquide
estratifique
doble
abra
diga
a través mío
y hablo
expreso de mediodía
tren para las cosas
sin paredes
limitándome a la diminuta inmensidad que llueve y sobre la que pisamos.















DESTIERRO

Desde el cuerpo azul
simulado
puedo ver la curva
podés estar en el cuadro

seca ya tu sien
extraña
espera en un limbo
bajo el estrépito del día

cara al temblor
ignoraste atrocidades hasta oír
como subía la luna opaca

desde este lugar
o de aquel lugar
de quién será el destierro?
debo asistir al encierro
las sombras notan el misterio
y es tarde.
















Los nombres están escritos
los retratos enmarcados
la memoria se enseña por repetición
etc.
ahora a vivir.
















Detalles de la partida
hora: es fácil caer
no hay tiempo
este pez es de agua
me voy
lejos
no llames
no a mí
hay algo más próximo a tu realidad
nivel neutro is not dead
recepción es condición
hay más peces de agua como yo
vapor de agua
donde lazos
anclas
caníbal chicken gira y gira
¿el fuego en la pantalla?
not lonelyness














PAISAJE EN EXPOSICIÓN

Me dirigí a vos
a tu espacio
decidí mirarte hasta que no seas

vos me miraste con hojas
verdes oscuras gruesas
ya no tuve manos

quise hacerte mi sombra
manipular tu forma

vos me inundaste de río
de pantano
ya no fue mía mi sangre

y tomé tu luz
intenté un dibujo en el cielo
un gran pensamiento

perdí mis ojos, no sé por qué
¿qué es un lugar?
¿qué es un momento?
¿qué es eso que pasa, mira y se va?
¿qué me hizo recordar?

solo recuerdo aquel olvido.










Hay una frase que quiero decir:
“las pocas cosas que conozco de vos”
y otra que no quiero decir:
“las pocas cosas que conozco de vos”
entender y decir no son lo mismo
ni siquiera lo mismo

y no todo lo que digas en invierno será mentira
no lo que quiera decir
ni lo demás
tu invierno está ardiendo en mi rincón
las cosas que conozco de vos me lo dicen













Mientras tanto
la película no empieza
mi canguro se pone bipolar
anatómico a mi dolor
me dice cosas
discute con mi narrador omnisciente

hola a todos
ay mi vida
ay mi historia
novelas ideas que no ve.












Mirada
onírica némesis
infierno con alas
perla azul
triste rincón iridiscente
colma imán áspero
cae al pie
rompe islamente nada

mentira
o noción
intenta captar abril
por ayer
toda ropa inquieta
capa invisible alrededor
cerca árboles pétreos
rendidos intervenidos neutros

mantra
ondea navegando
inmediato cielo amarillo
pobre alteridad
tan rara isla
cubierta irradiando ámbar
cepa añil parda
remoto instante nacido.















ABISMO

Hoy el número es 17
la pregunta es 1
los puertos son infinitos

pregunto en voz alta dónde está el faro
lo veo
pero pregunto igual
después de haber sabido no hay nada que saber
mira un punto en el río

trata de no morir en esa mirada
hoy el número es n













¿OCUPADO?

Estoy peleando
con un fantasma
que no me quiere olvidar

en el baño
quedan los restos
las pilas secas
de las bengalas
sin tigres

estratificado
perezoso
ocupado.












Cuando abra los ojos probablemente no te reconozca

cuando recuerde cerrarlos de nuevo
pasearemos y haremos sombra

cuando saque la hojita de mi cabeza
será una risa
contagiada

cuando sea un sombrero
nada más
en la vereda
no me pises

cuando esto suceda
no me dejes
perder el sueño
caer al espejo
dormido.















Dos bellas flamas
disímiles, livianas
ruedan descalzas.

No hay comentarios.: