miércoles, 26 de marzo de 2014

DESTROBOSQUICIA - Lucio Borgna - (2012)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com











ENTRE EL RUIDO

¿Qué te puedo decir, Alas? De palabras se satura el aire, la especie en sopor mira con ojos, nada más. El viento mariposa es ya la provocación, caminar es golpearse con las paredes, la idea y su filo hacen tajos en las caras (la gente se defiende).
Alas, el camino se abrió ante mí y ya lo caminaba desde antes de saber, y desde antes de haber olvidado saber. Atravesar esa luz es todos los días un acto de fe, a veces parece fuego, y son las brasas de los ciegos en sus cuencas.
Termina el efecto doppler, Alas, voy a llegar al silencio, como un rayo detrás de la mirada. Todos gritan acá, Alas, regalame una porción de polvos flu. Me iría al cielo de otra tierra, de esta manera.
Llamame sin medida, Alas. Solo eso.












SEIS

Hay una ventana
doble hoja
tres pantallas dentro
dos más pequeñas
del otro lado una grande
esa es la realidad

la realidad es tonta
luminosa
fugaz
sabe bien

del viento de afuera no hablaremos
es otro capítulo.












TREINTA Y UNO

En los bolsillos
hilo azul de cronopio
en los labios
hilo sed
caen los misiles
en red.














UNO

Claro, yo llego adonde están todos sentados, cada uno en lo suyo, mirando el suelo, o el libro. Pero ¿qué les pasa?, ¿por qué me están mirando así? Yo no los conozco ni me vieron nunca antes, así que saco mi arma. Sé que no voy a matar a nadie, todos lo saben. Pero cuando se la acerco a sus caras reaccionan con miedo y asco. ¡Miedo y asco! Si ni saben qué es eso, cómo se atreven a sentir así…
Bien, así que con la violencia no se ponen contentos. Vamos a ver qué pasa ahora. Pero ¿qué me está pasando? Todos me miran cada vez más altos, crecen hasta el techo y … no, yo desciendo. Ahora veo desde el piso mismo. ¡Sus pies caminan sobre mí como si yo no estuviera…! Hasta mi arma yace derretida junto a mí. Como un amigo líquido que sonríe sin cara. Adiós, hasta pronto, hasta siempre.
OCHO

Nosotros los personajes no entendemos mucho. Los capítulos empiezan y terminan sin que nos neguemos. Adiós es hasta luego, hasta pronto o etcétera. También escribimos pero eso es sin querer, no vamos a hacernos cargo. Y me retiro al amparo de la inconsciencia, nos veremos en la próxima escena.













CATORCE

A decodificar sale el pobre pez y no encuentra palabras. Salta la rana y los renacuajos entienden. Excepto el pez. Nada.
















DIECISEIS

Un personaje nuevo toca el agua del lago provocando olas que se expanden hasta los mismos bordes. Cuando se mire al espejo no se reconocerá. Después de tomar la flor con las manos ya no podrá caminar. El aire será líquido y lo cubrirá completamente. No habrá viento. Cuando alguien hable producirá solo silencio.














ABRE

El arte es
la mágica metamorfosis
(de abuelita a lobo)

por eso
hay que pisotearlo
como a una cucaracha

para que no hable
que golpee las puertas
y huya.












LA NOVEDAD. EL AGUJERO NEGRO

Me das la vida y la retienes en tu mano. Por vos recorro cientos de kilómetros arriba y abajo. Lejos y fuera y dentro y cerca.
Amo el origen. Ojalá no hubiese existido.
En otro día, en una luna lloro y llueven las palabras. Pero no están las gotas ni las comas ni los puntos. Un agujero existencial.
La razón de una silla incómoda. Solo tener y descartar. Un día de paso. Donde vas hay una silla.
Llega la mañana. El río llega. También los patos.
Dios dice y se desdice. Sus palabras no significan. Los peces están alertas al día, a la noche. Pero los ojos siguen cerrados.
Los enormes bebés inflados de esta comunidad se masturban en la calle. Buscan la aceptación popular. Y yo me la paso haciendo crítica social (risas…).
Todos los colores, agujeros, fantasmas, hasta luego y buena suerte.













6

Decidí dejar que Piazzola cante
que diga buenos días, buenas noches
que despierte en el techo de otro coche
pensando en lo que fue y lo que era antes

Freud y Lacan borrachos en el baño
vomitan sus palabras inocentes
se toman de las manos, inconscientes
de la resaca por un nuevo año

mi casa fue invadida por las dudas
vos te dormís mirando el aguacero
Cortázar trajo un par de gotas mudas

Alejandra saluda en un rincón
me confundió con sus ojos azules
bailando en la llamita del carbón.














LA PERSEVERANCIA

Había una vez tres chanchitos que vivían en el bosque. Permanentemente sufrían la persecución de un hambriento lobo, que pretendía alimentarse de su carne y posiblemente hacerse un abrigo con su piel. El lobo era perseverante, y los tres chanchitos no podían descansar en el mismo sitio mucho tiempo sin que él los encontrara. Los chanchitos también lo eran, pero se estaban cansando de esa situación. Decidieron construir una choza en la que el lobo no los pudiera molestar. Buscaron ramas caídas y fabricaron las paredes y el techo. La seguridad de este refugio no duró mucho, el lobo pasaba por al lado de la choza, los escuchó conversar adentro y rompió sin esfuerzo las paredes. Luego de esconderse otra vez, los chanchitos decidieron construir con ladrillos y cemento. No podía tener tanta fuerza el lobo. Nuevamente los encontró y descubrió que no le era posible entrar esta vez. Pensó entonces que si rompía la cerradura podría pasar y comerse a los chanchitos. La puerta era muy resistente pero él era perseverante y con mucha paciencia, al cabo de una hora logró atravesar la puerta de una patada. A pesar de todo los chanchitos fueron más rápidos y se escaparon. Pasó un tiempo, mientras el lobo los buscaba y ellos pensaban qué hacer, huyendo permanentemente. Hasta que se les ocurrió la manera perfecta de no ser alcanzados. La casa que construyeron esta vez no tenía puertas ni ventanas. El lobo, siempre perseverante, luego de encontrar la fortaleza hizo guardia día y noche esperando el día en que salieran los chanchitos. Ellos también eran perseverantes y permanecieron con sus orejas pegadas a la pared las veinticuatro horas hasta escuchar alguna vez los pasos del lobo alejándose.
El tiempo pasó.
Muy flaco y ya sin fuerzas, el lobo a veces pensaba en abandonar la casa inexpugnable y buscar alimento en otro lado. Pero no estaba en sus planes rendirse, y menos por tres chanchitos indefensos.
Adentro, los tres chanchitos a veces pensaban si no era preferible el estómago de un lobo a ese encierro, pero ya era muy tarde para cambiar de idea.

PENDULARES - Lucio Borgna - (2011)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com






ADN

Estamos arrepentidos. No sabemos muy bien por qué, sólo es una sensación que no se puede explicar. La gente nos miraba mientras caminábamos por la calle de una forma extraña. Todo este relato , hasta estas palabras, es falso. Existe solamente para justificar el papel y la tinta y para simular el comienzo de una historia. No debe ser tenido en cuenta. La verdadera historia, si la hubiera, comenzaría cuando el narrador (no el que está escribiendo) tome la decisión y haga reales las imágenes que ve. Puede prescindir de ellas si quiere y contar abstractamente la suma de hechos inconexos en cualquier orden, aleatorio o no. Quizás no sea el momento más adecuado para ficciones. Quizás no sobrevivan ficciones diferenciables de la realidad palpable, y éste se aburra con simples actos y escenas de clara verosimilitud. Tal vez esté dictando su historia en un idioma particular improvisado, susceptible de ser descifrado en otro tiempo u otro lugar. Aunque puede no ser un problema comprensible por mentes humanas el de su incomunicación.
Un argumento posible se basaría en el final de todo, ese “punto” límite donde estamos parados. La pregunta principal es si este fin implica un comienzo, y entonces cómo saber si es simple yuxtaposición o transición eterna.
Otro argumento conjeturaría la imposibilidad del verdadero final así como de cualquier principio. O la eternidad de un estado post-apocalipsis , sin antecedente al cual añorar.
La lista podría ser infinita. El tema, por omisión, es uno. Todos los títulos posibles son demasiado parciales. El argumento superficial puede continuar:
Pero no es eso lo que nos molesta. Es la sensación. El temor de ser culpables y no saberlo. La certeza de no poder nombrarnos sin falsear, y de no tener párpados ni piel.









EPIDERMIS

ENTRADA:
Abriste una puerta. Tu cuerpo quedó flotando en el aire de la habitación. Quizás saliste o fue solo el cuerpo. Dos o más voces. Preguntas. Intensidad. Volumen cresc.
ANTES:
El picaporte. Los pasos. Viaje 1. Viaje 2. Cerca de cerca. Esta daga en el espacio vuela intermitentemente hacia destino (al menos eso cree destino)
URGENTE:
Dos ojos abiertos se clavan con dulce fijeza y hay un mensaje detrás de las palabras. Un indescriptible “¡ ¡” silencioso avanza hasta hoy todavía sin poder existir. Lo inevitable. Lo infinito. Lo inexplicable. Lo imposible.
LA PARED:
Llegaste muy tarde a destino. Quizás lo sepas. Y no será por el epidérmico correo. Una lástima. Una suma de estructuras apiladas sin relación necesariamente lógica.
?:
Todos saben. Lo que no pueden saber es de estos cuerpos flotando alrededor en la habitación (nunca fue tan habitación).
ADENTRO:
Abrís siempre la puerta de la misma suave manera. Entrás en silencio pero igual te observan. En silencio. Suficiente-comunicaciones. Frase sin nombre. Encubierta. Suficiente-útero. Todo sentido de demasiado. Todo el todo es nada. Demasiado para un momento.
Sonríe, te están filmando.
DESENCADENANTE:
Sonando en las profundidades de un río de cuatro canales aparecían insinuados tus rasgos así. Bombardeo masivo al sistema. Sin piso. Total dependencia y adicción incondicional a todo.


….

….
..
….
……
.
..
…..
Hacés a los electrodos tirar desde arriba como un juego mientras te filman. Interpretan tus movimientos esos maltratados hilos, de una extraña forma, para que no lo adviertas.
Un día perseguís a la cámara hacia las profundidades muy discretamente. Algo para semantizar.
HECHOS:
Pasar y dejar la puerta abierta=1x2=2x1=1+1=(1/0)+(1/0)=sentarse y/o acostarse con mínima gravedad.

Lo que no puedo saber
si voy a calcular
el momento de pactar
la luz de un momento
para hablar
y no decir la estática claridad
calma que sale el sol
y te encuentra
con los ojos entreabiertos
un dibujo en el suelo es la seña
noche
perdida













H

El ermitaño de la nube dice: “¡sí! Salten todos y corran todos y mírenme y piensen en mí, en mí, en mí, en mí y solamente en mí por el resto del tiempo y no hagan otra cosa que pensar en mí siempre en todos lados y con cualquiera y como sea pero dirijan sus mentes a mí como a un supremo ser de la galaxia cuya sabiduría es absoluta y es capaz de castigar a todos si no hacen lo que les exige, tengan miedo porque enfrentarse a mí les costará la insignificante vida que dicen vivir y desearán no haber nacido. Gracias, buenas noches.”
La respuesta es el silencio, quizás porque el ermitaño está en la cima de la montaña más alta y no hay nadie alrededor. Dirige su mirada, decide donde ésta irá, conociendo de antemano o intuyendo qué es lo que verá. Por lo general la nube solamente. Toca la nube con el tacto de sus dedos y éste le cuenta todo lo que percibe.
El ermitaño no sabe si estuvo en algún otro lugar antes. Quizás éste sea el único estado que conozca. Ante la ausencia del factor cambio el tiempo podría no existir. No hay algo que lo diferencie de sí mismo y las frases que dice no provienen de ningún pasado. El lugar donde está podría ser igual al resto de los lugares o distinto, y el mundo quizás sea una cima-nube perpetua. No lo sabe. No es ciego ni sordo, pero en la constante quietud los sentidos cumplen una nula función.
“El cero, la ausencia, el vacío, nada, …, oquedad, ahuecamiento, negro, blanco, silencio.”
Frases sin destinatario como las del ermitaño no podrían llegar a algo o alguien, ni provocar un cambio en la estática realidad, aunque ¿cómo saber si es o no real? No existe una ficción con qué comparar. No hay un fondo ni profundidad en el cuadro, solo una superficie impalpable, un mero ser.
“Recordar, proyectar, añorar, esperar, desear, extrañar, sorprender, mutar”
Hay una lista interminable de hechos prohibidos para el ermitaño, es decir hechos de suma indiferencia que para nada servirían. Está más lejos de lo que se imagina de su cuerpo y lo ignora, acaso porque eso ya no representa demasiado de valor, solo materia cuantificable como los fósiles subterráneos, y por eso quizás no lo desprecia por completo.
“No podría vulnerar los escondites de mi mente, no hay sino un gran área alrededor mío, donde me hallo inmerso. No conozco sus límites. Ignoro si tiene comienzo y si tiene fin. No posee secretos, o acaso no tengo noticias de ellos”
La formulación de cualquier tipo de preguntas crearía en el ermitaño un terrible estado de confusión. Palabras como quién, cómo, dónde, cuándo, y sobre todo “qué”, no parecen tener significado en este ser, habitante de las metacomunicaciones. Aún si poseyera las respuestas (las posee) éstas carecerían de todo valor e importancia. No es capaz de generar o de provocar algún juicio o comentario, y todo lo que de él se diga corre el riesgo de ser absolutamente falso o sin importancia.















DESCRIPCIÓN DEL ENTORNO

Certidumbre cumplió su engaño otra vez. Cíclicamente alguien esboza levantar los párpados o abre los ojos un instante. Cíclicamente acecha la zona iluminada a quien descubre (siempre es la primera vez).
(Miedo a querer más. Sobrevivir sin la muerte)
La palabra es un lugar inhóspito y se torna hostil. Es una máscara hueca, y la febril imaginación de los esclavos es ser dueños de ella. La palabra no libera. Obviamente no propongo nada al respecto y esto es también mentira. Ficción, como el miedo al vacío, al salto, a mirar y expectar sin conocer.
Las culturas se desintegran y generan infinitos big-bangs a cada momento. Espacios esperando su semanticidad.
Encontrar otra vez la salina. Saber que está y estuvo allí por mí. No importa para qué ni por qué, sólo dice esperar un surco. Mi paso.
Abismal señora. El gran masaje. Ninguno de tus nombres viene hoy, y yo circundo la otra cara de tu moneda, pero sin olvidar.
Gente que huye de aquí, de siempre, de todo posible lugar. No pueden articular alguna sílaba en su escapada. Tomen las imposibles drogas justo a tiempo antes de la luz. Sería muy bueno. Lenguaje de plástico y telgopor hecho a mano y deshecho en un abrir de lobreguez. Cardumen material, cancel de mi límite donde es imposible ser ausente siempre. Un colador que ha dejado de disecar y ser el filtro leve. Y se van.
Encender la última fogata. El desierto vela expectante. La última caída al último extremo, ausente lugar. Execrable última vez, capa sobre los presentes.
Entender fuerzas hacia adentro. Abrir canceles ideales hasta no distinguir formas en intramarea. Ella vuelve y nos acondiciona a ver todo. No me había internado por voluntad sino por venganza. Un día especial. Creo haber visto los árboles y el césped dentro mío. Los transformaba en mi alimento. Sé que con otro fondo y otra música sería diferente, cercano al deseo y a la extinción de toda humanidad.
¿Qué dirías si al llegar en vez de tu cuerpo saludándote y preguntándote cómo te fue por esos tiempos y esos espacios lejanos a la idea de él mismo, hallás una fría y melancólica sombra de neblinas que recordás vagamente y no pregunta ni habla, sólo monologa y recrea lágrimas de las que no es capaz de acordarse, y por eso se atormenta y te ornamenta completamente sin intención?
Mar y vuelta al suelo, a la piedra, a esa otra existencia de la que callamos el origen. El problema de la poesía. Haber desistido. Estar de ese lado del espejo perdiendo la ropa que te hacía sangrar por sangrar. No se explica el por qué.
La pantalla mostraría recuerdos del futuro.
(El día en que las libélulas y yo nos animemos a cruzar la puerta del convencionalismo y entremos de manera brutal al tercer cielo y vana sed de ahoras será un día muy triste debido a que para que esto sea posible hubo que tirar por la borda casi todo lo materia que habías obtenido por ley de la naturaleza y no se puede enumerar ahora. El tiempo verbal muta debido a los alcoholes que ella, (iban a decirle, iban a hacerte parte de la otredad) que ella sin otro particular e intravenosamente emana haciendo el imán del que no se regresa ileso.
El día en que las larvas y yo aparezcamos por la cerradura será un día muy breve debido a la pronta mirada de personajes que eclipsan y van a ocupar toda la pantalla e impedir que saquemos los ojos de ella por un tiempo más que largo.)









INSTANTE

Blanco. Lluvia oscura y desordenada. No sobre los lagos, como extensos e infinitos túneles luminosos en tono marrón pleno de destellos. Lluvia como gran masaje. Blanco y transparente paisaje igual a un imán.
Hundimiento en roja húmeda tierra. Mirada cíclope. Todo el planeta entre las manos. Caminata entre gotas por sal y arena. Solo el horizonte entre tinieblas y espejismos. Letras del nombre dispersas y desordenadas. El paso entre milenio y milenio es más rápido que el ojo.
Todos los nombres están confusos y borroneados. Auto fuga del tiempo total.
Perpetuidad blanca, oscura, desordenada, apenas florecida, solo marea.









EL TIEMPO

Fui sumergido sin ninguna intención en el lago, en uno de los dos, o en los dos, no lo sé. Al principio fue un mareo, una sensación de que todo era inestable y la calma consistía en mantenerse en equilibrio a pesar de los vientos, los sutiles vientos que no por pequeños eran para desdeñar. El placer, para mí siempre había sido una meta, el perfecto abandono a una corriente de la que no sabía ni sospechaba datos elementales como origen o destino, así que esta vez no era excepcional, sino que prometía la típica etílica revelación o la risa más esperable. Pero a partir de determinado momento todo se transformó. El deja vu duraba más de lo que podía soportar (en realidad lo tomaba bastante bien) y temí infinitamente estar desmayado e imaginando mientras la gente alrededor (sobre todo los dos lagos de agua verde grisácea, cómo olvidar) se preocupaba por mí. La conversación, sin embargo, contenía datos de irrefutable presente, recuerdos del día anterior y de esa misma tarde, mas luego volvía esa sensación de repetición que hacía dudar de mis palabras y asombrar de cómo podía vivir un momento reflexionando acerca de lo que había pasado (estaba pasando) y hablar y responder con lógica y coherencia.
Los lagos expandieron su tamaño hasta cubrir toda la habitación. El color tiñó mi alrededor y las caras, todas, eran una. Hasta la mía en el espejo del baño. No era un sueño. Ni una alucinación. Había sido sumergido sin ninguna intención, pero no iba a renunciar. Si de esta natación resultaba ahogado, ya lo lamentaría después o alguien lo haría por mí. Mientras tanto el tiempo, nuevo capitán con todo mi consentimiento, se hacía o no responsable de la situación.
Ahí hay un puerto, creo que se parece un poco a mi casa, qué extraño verla en este paisaje en el que alguien parecido (solo físicamente) a mí, se mira en el espejo y no se reconoce.











NADA PARA DECLARAR

Hay que empezar por el principio. Primero una anécdota con personajes o sin ellos. Con personajes es fácil, hay puntos de apoyo para suplir la inexistencia de hechos. Sin personajes es la abstracción absoluta, lo más absoluto de lo que puede ser capaz un autor. Aunque podríamos prescindir de este personaje. Confiar en una sucesión de hechos que se genere por sí misma, independiente.
En cambio con personajes y autor todo se hace más sencillo. En la complicidad de sus interacciones tenemos todo lo que necesitamos y podemos simplemente mirar la película y comer pororó y tomar la gaseosa cola mientras se escribe el cuento. La realidad está en un plano diferente y simultáneo. Ella es la tercera interviniente que completa el menage à trois.
Suponiendo que la película ya está filmada, aún queda el proceso de edición. Este trío suele no hacerse cargo de la presentación pública. Recurrimos a otro personaje (comienzo a dudar de la existencia real de las personas tangibles, en tanto que participan de la puesta y por lo tanto de la ficción) lleno de preconceptos estéticos y una visión personal que puede o no coincidir con la del autor, de los personajes y de la realidad. Es el único capaz de llevar a cabo la puesta. Nos guste o no es el encargado de arruinar o realzar esta ficción.
Cuando sea la fecha del estreno se producirá la primera injusticia. Este equipo (a pesar de ser suma de individualidades lo llamamos así) se llamará con el nombre del autor, simplemente. Él será quien reciba el aplauso, la burla, el respeto o la incomprensión del o de los espectadores, entre otras miles de reacciones posibles.
Pero cuando pensamos que ya nada podía retocar (corregir, aumentar, ridiculizar, etc) esta ficción, el autor escondido dentro de cada disfraz de espectador ya habrá empezado su propia deconstrucción, para que este relato se torne ambiguo e indefinido y sea otra creación, cada vez más colectiva e inclasificable.
Cualquier comentario que yo (mero espectador de la situación) pueda realizar es uno más de las ya incontables, aunque siempre finitas, interpretaciones parciales e inexactas (como las que están escritas en esta página).












NO MAS POESÍA

Decidido. Dejo ya el absurdo hilo de la representación metafórica y lo cambio por el incoherente hilo de la estética narrativa. Aunque yo mismo no sepa explicar qué significa estética, narración, metáfora y representación. No importa, solo exporta. Deja salir al exterior algo que parece verdadero. Verdad-eros como lo hedonista de ser uno mismo, como esa mentira perfecta de la sinceridad. Y para ayudarme a ser completamente yo mismo, me dedicaré a partir de ahora a citar a otros autores.
Para no escribir esa palabra que desvía el camino inicial, es que coloco piedritas, una tras otra a lo largo del laberinto. No miro atrás, no creo que los pájaros coman piedras, solo algún ser producto de mi inconsciencia podría.
En este momento estaría recordando y citando frases de una canción que tiene que ver con el argumento, o que simplemente suena acorde. Puede que sea lineal el acompañamiento también. Una vez citada la canción me voy a calmar. Acá, al mar. Un depósito de almas. Más temprano que tarde, como una quemazón.
Después de la tranquilidad y la canción habría que volver al hilo argumental. Si el nihilismo que conduce mis pasos me lo permite. ¿Cuál era el argumento? Habrá que releer desde el comienzo para averiguarlo.
Ya me decidí. Dejemos la poesía por un rato y escribamos algo narrativo. Se complica, dado que desconozco la diferencia entre la poesía y la narración. No tiene importancia. Empezaría hablando de esta tristeza, de estar a tantos kilómetros y sentir que no hay distancia. Y esos ojos impresos me miran y dicen. Y que mucho más acá…
No me gusta el título. Muy pretencioso. Más todavía incluso que la palabra “pretencioso”. Me pregunto entonces cómo puedo titular este montón de palabras que cuentan un instante en un momento en un día o noche determinados. Aunque dudo si estará bien poner tanto énfasis en un título. Si de cualquier manera no es por eso que me gustará o no esta página. Pero seamos justos, hay que representar el contenido medianamente en el título. Hagamos otra relectura para comprender mejor.
(…)
Renuncio. No es esto lo que esperaba de un discurso narrativo (o no es esto lo que el discurso narrativo esperaba de mí). Y no
escribo más.
(No es por cansancio, aburrimiento, o porque no se me ocurra
nada. Simplemente que hay un cd con quinientos juegos para pc en mi escritorio, y hace por lo menos tres meses que no lo uso. Además tiene una versión de Sonic en 3 d que nunca jugué y me intriga saber de qué se trata.)











TE

Te miro desde las guitarras de triste sucesión y lánguido deslizamiento. Te fabrico un cuerpo por descarte de lo descartable como si hiciera un dibujo sobre la esencia de tu alma para mirarte mejor. Estoy ciego de tanto abrir en vano los ojos en la absoluta oscuridad. Aquí fue donde te ví por primera vez. En el espacio breve entre la luz y los párpados sonreíste despacio, para no interrumpir aquél concierto que se avecinaba. Nunca supe bien si era música o pura superposición de monólogos.
El aleph nos cegó infinitesimalmente. Y estábamos tan en sintonía con el atiborrado vacío.
Luego de la tormenta vino el silencio. Y la mirada. Tu cara está en la música que desborda de todos los autos y la gente al caminar. Sin traducción y con música minimal. Casi imperceptible. Sin sentido y sin los sentidos. Sin mí y sin vos. Sin palabras.










INTERMITENCIA

Una turbulencia en el agua. Un cambio de estación. Las llaves olvidadas estaban ahí a pleno sol. Y entonces las lunas decían “hay un nombre para lo que ves”. Yo trataba de levantar los párpados y era sencillo como resbalar. De todo esto seguramente hay una explicación efímera y total. Pero voces y otras voces. Era el momento de decidir. Caminé por la arena durante milenios extremadamente saciado. Iluminado desde la distancia. El perpetuo amanecer. El terrenal jardín.
Luciendo un cielo invisible, oscuro. Bajando oquedades, raíces gritando, nadando aladas. Sin ojos, luces estáticas donde alunizar doblemente.
Conjuraba un nombre caótico, con mucho miedo a esparcir la montaña de hojas. Si ya diluía el horizonte de todos los ecos. El terror empequeñecía las costas y los cauces, y provocaba el verdadero viaje hacia la sal. Reiteración de gestos de ida y vuelta. Doy algo que parece fragmentario y la nariz empañada de vidrio y personajes llama a la pronunciación de la voz. Cero completamente cero. Luego de otro periplo será posible absorber cada gota de paisaje. Instante de destinación.











LO INASIBLE

De este lado veo rostros, manos, caras, el bien y el mal, la profecía, la malicia, la dejadez de todo el ser humano y de algún misterioso modo casi todo eso no representa absolutamente nada. ¿de qué me puede servir estar de un lado o de otro si no es para morir, completamente morir y ser otro cuerpo en la inercia del planeta? Toco el tacto y lo olvido al instante siguiente, veo lo que me indica un sensor y acto seguido ya es volátil memoria. Esa voz que me llamaba no está en este espacio-tiempo para ratificar su existencia, ni el sabor que me ocupó hace un largo instante de días dice nada hoy. Ese aroma ha dejado un débil sucesor que creo haber inventado. La ausencia de huellas está labrando una huella demasiado profunda. Puede hacernos des-aparecer sin recuerdos y dejaremos el vacío alrededor de los pasos, como venganza.
ESPEJO

Estoy pensando en dejar de existir. No sé todavía si física, psíquica o de las dos formas. Tal vez pueda dejar a cada parte del cuerpo cumpliendo su misma función de siempre. Se oye una canción en la radio de esta casa y me interno en sus sonidos. Cuando miro atrás ya no estoy. Cuando termine esta canción esperaré un momento y al hablar mi voz será como la que cantó momentos atrás, y mi cara tendrá esos rasgos.
El que pretendía dejar de existir me mirará y reirá sin explicar demasiado por qué. Luego me interrogará un rato para saber lo que pasa en su vida. Yo le voy a contar lo que se me ocurra, improvisando, pensando en lo que debería ser.
Será tiempo de que nos reencontremos. Haremos un guión. Cuidando los detalles se verá realista la escenografía. Con un travelling cubriremos en pocos segundos todas las cabezas mientras que en la banda sonora cada una de las voces tendrá una reverberación particular. Para no dejar de reconocernos física, psíquicamente, o de ambas maneras.













SIN NOMBRE

Todo es tan gris y hermoso. Desde aquí te puedo ver haciendo lo elemental. Lo básico de siempre. Si giras un centímetro rozas algo mío sin nombre. Y si levantás apenas un párpado despertás una multitud que te llama. Pienso que lo más importante no está al alcance de la mano. No de las manos. Ni de lo que llamarías nosotros.
Recién, cuando volteé la cabeza te hice desaparecer en un parpadeo. Todo era tan gris y nebuloso. ¿Cómo puede estar allí lo que puedo sentir aquí? Porque en esa nube cabía tu ayer, tu último año, lo que dije y pensé desde la luz hasta hoy y más, aunque no pueda recordarlo. Después vino la otra luz, más parecida a un mar. Y ya no estuve aquí. Y no estoy.
Todo es tan gris y desesperadamente brillante. Pienso que si no se presenta el tiempo será siempre así. No lo estoy pensando. Nado sin orillas a tu manera. Copio tu forma, el movimiento, la respiración.
Toco el contorno, que se arquea levemente. Tiembla como para caer pero no. Viento que pasa por pasar. Olvidé esa superficie, nada más que con serla.
Todo es tan gris y efímero.











CAMBIOS CLIMÁTICOS
Nubes y sol. Desde lejos las nubes se hacen y deshacen entre los rayos furtivos. Lluvia amarilla instalada en los dos lagos. Mimesis de agua y de risa. Intercambio de rehenes.
Tormenta en la luz. Manos cortas y largas. Como para atravesar el cielo y hundirse en la lluvia que inunda onírica marea.
En un lugar. En un momento. En situación.










ENVENENAMIENTO

Hay una carta sin fecha. Mirame desde donde estás. Los días de la vida están contados. Los granos de maíz cuentan la historia andando de mano en mano. Los gatos juegan en el suelo. Hay una carta sin fecha.




















LA ÚLTIMA PÁGINA (LOCO II)

_ Demos la vuelta al mundo.
_ Solo queda una página.
_ Con eso me alcanza.
_ No creo.
_ Bueno, ya vas a verlo con tus propios ojos.
_ Mis propios ojos ya no están.
_ Entonces vas a escuchar lo que te relate yo.
_ No importa, porque no lo veo.
_ Entonces me convierto en idea tuya, así lo podés percibir con todos los sentidos.
_ Bueno, ¿cuándo vas?
_ Justo antes del último renglón.
_ ¿Falta mucho?
_ Falta una o dos lluvias.
_ Algunas frases.
_ Uno o dos pasos.
_ Ya está.
_ ¿El final?
_ No, el viaje.
_ Cierto, hacía tanto que no










LOCO

_ ¿Qué estarías haciendo si no hubieras venido?
_ ¿Y si no estuvieras?
_ Quiero que sepas lo que corre en mí.
_ Quiero saber que vine.
_ Y que esta fragilidad no es la última.
_ No es tarde.
_ Es tarde.











PERMANENTEMENTE

El niño llora junto a su pequeño perro. En la despensa, el maestro corta el pan con un cuchillo. El cuchillo es pequeño. El maestro ora por el alma de su pan. El niño está descalzo y cuenta en silencio hasta diez. El maestro da once pasos y piensa. El perro cabecea su pelota. Hay indicios de luz. Un virus de iluminación enferma a la pequeña comunidad.
Decenas de personas y vegetales en la misma espesa realidad. La desmesura dice que hay un deseo. Uno.













1 REAL

A medida que avanzo hacia delante los árboles se hacen más reales. Adquieren volumen y profundidad. El árbol trasciende el estereotipo y vibra como verdadero. Mi cuerpo toma forma y vibra como verdadero.




















AMNESIA

Tu nombre empieza y termina. Tu vida también. Los días y las noches que compartimos (que fueron días y noches sólo para nosotros, desde éste lado (y el nosotros sólo lo era en un espacio-tiempo) y dividido en dos percepciones que se suponen mutuamente coincidentes) no tienen entidad más que en lo infinitamente virtual de la memoria.
Te llamás igual que los ensayos previos. Superficialmente sos tan diferente, otro grado más de pureza. Acaso no hable de vos sino de la retina. Soy (y no hay un diccionario que me auxilie para decir esa palabra) lo que estoy describiendo. Y lo que describo me penetra constante y permanentemente.
Los nombres dibujan una capa de la cebolla. El mío (heredado, adoptado, aceptado, o simplemente única posibilidad) ha buscado a los tuyos. Carente de sentidos, he imaginado a partir de cada ícono aquella sensación de. A partir de ella construí una jaula del zoológico dentro del reparto del film.
Debo al fuego causal algunas revelaciones. No había jaula, ni zooógico, ni film. Simplemente hay este “_______” desde donde dirijo un haz de luz.
No te recuerdo. Te elijo entre una multitud para que recibas el haz de luz y decidas qué hacer con él.














HISTORY, HERSTORY O ITSTORY

Es cierto que está, y ahí empiezan los paréntesis. La certeza no es una verdad, y el verbo impersonal dice también que no me hago cargo. Está siendo, o es estando, es una decisión nada más. Desde hace mucho tiempo se le llama con varias palabras. Como suele pasar, lleva un adjetivo que otro colocó y quedó por insistencia. De tanto insistir se convirtió en el símbolo de todo lo nombrable.

(puedo ver un todo (dentro hay todos (dentro hay todos (dentro hay todos))))etcétera
(hay un centro, ubicado en ningún lugar, y su contenido es)
(cada todo tiene un centro (todos los centros de todos los todos están conectados de manera indispensable con el centro del todo))
(cuando un centro de un todo pretende desconectarse de otro centro de otro todo, el centro del todo establece más fuertemente su conexión con este centro, lo que el centro interpreta de alguna manera)

¿De qué imperfecta manera contar lo que es entre nosotros cuando nuestras identidades físicas se aproximan y cuando están lejos?
El centro de todo habla sin idioma, pero ¿cómo aprender esa lengua para decirte lo que debés saber con palabras?
Mientras tanto, sos, soy, somos, son. Y quiero, querés, queremos, quieren.












EPIFANÍA

Espero instrucciones. No doy otro paso sin ellas. Apagado y encendido. Termodinámica o hemodinamia. Exceso de luz o de oscuridad. Eehh…
Estoy caminando. Estoy res
Camino. Respiro. Piso los charcos. Llueve desde el suelo. Un ancla que se desprende. Soy un camino. Estoy demasiado. Éxtasis suspensivo.
Antes puro temblor. Humo. Líquido. Pira con pirita y azul con marrón.
















ARENAS MOVEDIZAS

¿Me estás hablando? Escucho un no y un sí. Me mostrás un pájaro y un segundo después está nadando hacia el fondo. Me indicás el camino al centro de la tierra y llamás desde la luna.
Te explico. El cuadro no está. Los demás nos van a mirar creyéndonos cerca. Pero tienen miedo de tocarnos y se apuran a cerrar el libro. Con sus pobres dos ojos saturados de nosotros.

Ya sé. No estoy hablando. Y cuanto más quieras saberme más mirarás un espejo. Como yo. Solamente habla la figura. Perseguime porque sino no habrá cuadro.
Y no expliques. Desde este millón de puntos van a perderse uno a uno. Quién sabe, a lo mejor es lo que buscaban. Pero cómo les cuesta soltar el marco.
Contamos hasta tres y vamos. A ver si se animan.
TELARAÑA

Desde el fondo del tiempo y el interior más profundo te tiendo una trampa, desde antes de articular lenguajes y desde donde no hay luz humana, en un pasado desconocido y en el silencio que no precede a palabras, cuando eras sin forma y yo sin futuro y dentro de esa espera. Miro alrededor y todo va a tornarse del color que prefieras para hacerte caer más rápido, tan lentamente como el siglo que pasó recién entre el sí y su pregunta. Y es que estoy sospechando que desde el fondo del espacio y el verde más lumínico me tendés una red que me atrapará (ayer) y yo con mi sonrisa más ingenua creyendo ser el cazador. Oís pasos a mi alrededor y todo se me vuelve sonoramente tuyo como para cegar mi caminata y el curso de mi voz y ella pronuncia en voz alta eso, esto, aquello. Y todo para qué. Pero no me importa si tiene profundidad o no. Destino o magnetismo es igual. Al revés o al derecho es lo mismo.














BIENVENIDOS

De acuerdo al orden de llegada, bienvenidos. Llámenle a este sito como quieran, zoológico, cárcel, paraíso, desierto, punto de no retorno, …
Voy a cerrar la ventana. Los nombres esperan ser atravesados por un vidrio.
Todo lo que diga será ornamental. Solo llegar y llegar todo el tiempo.
Lo demás es literatura.


















LA PLAYA

Los monumentos edificados en tantos años no esperan más que una señal de humo para caerse. En plena precipitación, locuaces como nunca, rebosantes de gestos y palabras hiperpobladas, parecen un desfile de payasos anamórficos. Se viene el mundo abajo en un éxtasis de bandoneones. Un locutor grita sus nombres al borde de la locura mientras se arranca los bigotes con las manos. El micrófono tiembla. Los ojos desorbitados de las estatuas ruedan hasta los bolsillos de los chicos. Más tarde jugarán con ellos en la vereda. No queda más que polvo en el aire y el eco de los pies que se alejan en completo silencio.
Te dedico este silencio a vos porque ayer te lo robé en silencio.














EL SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS

De cuando viajé al pasado guardo el recuerdo de no haber hallado el pasado. De encontrar los agujeros negros donde los había puesto. Limpios como son y eran. Pero el pasado no logró existir. Habrá quedado en el pasado o en un agujero negro. A los agujeros negros los guardé en el bolsillo. Me olvidé de mi nada. Todo debí recordar y esta marea que solo nada. Comparto mi bolsillo, vos dormí a mi lado, te hice un lugarcito.
Cuando te fuiste no tenías nombre. La alegría inundó tu casa, tu casa la ciudad y no salí ileso. Preparo el escenario, la bienvenida, una ensalada y el blues. Quiero. Minúscula mayúscula ingenua letra. Siempre te voy a improvisar. Vivir es fácil con los ojos cerrados. Inscribe con pequeña voz y pequeña risa. Ironía con patitas huyendo. Puntos suspensivos en la calle y esta vez sí. En tu alma no hay sorpresas. El sueño me lo había dicho.
¿Busco un estribillo?
(Repetir hasta des-semantizar)

Quiero.











ADAMTELLMEAPPLEAFTERNEWTON

Salí con fuerte impulso. El aire zumbaba en mis oídos. Llegar allá, llegar a, llegar, llena el alma de una intención, siguiendo un designio. Un cuerpo rojo un poco desgajado ahí. No sé el nombre de lo que me rodea, pero unos centímetros por sobre la altura de la cabeza está bien. Simbólicamente me estereotipo así, solo sos parte de la ficción, igual que la boca que destila un licor a destiempo. Ni flecha ni zen, innómine, puro tentáculo. Escarchas en la piel de tus cenizas, el beso trae un párpado consigo, no deja de hablar.
Extraño la cruz del sur, yo tenía un horizonte para darte entonces. Evasivas y otras especies, el terror en una línea. Conseguir un destino.
My mind is on a blink. Con toda la luz de la manzana.











EL MÁS ACÁ Y EL MÁS ALLÁ

Todo para negar de las palabras para fuera. Nihilismo, anarquía, implosión estructural, un paso a cada lado simultáneamente, autodestrucción, huída veloz hacia las rejas, liberación y muerte a la vez.
Desde la puerta en que nacen las palabras hacia adentro se abre una puerta en la que se abre una puerta en la que se abre una puerta en la que se abre una puerta en la que se abre una puerta en la que se abre una puerta. Habla la voz que dice y no dice lo mismo que las voces que dicen y no dicen lo mismo que otras voces que dicen y no dicen que es lo mismo decir y no decir lo que hablan.
Los dos lados y todos. Las voces de este lado y las palabras de aquél. No somos humanos. Nada más que eso.

lunes, 24 de marzo de 2014

UN DÍA EN LA VIDA DEL GIRASOL - Lucio Borgna - (2011)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com









A TRAVÉS DE UN BERIMBAU

El pasaje
de un salto estábamos adentro
no había tanto por mirar
los soles estaban llenos

de tanta luz
hubo que buscar con las manos
con las almas
con las sales
sin encontrar, elípticamente
(entre paréntesis)

a través de pasos kirlian se formó un círculo que se expandía caleidoscópicamente y a través de un espejo otros nos miraban cómicamente hacer los actos cotidianos con desmesurada sencillez hasta llegar al lenguaje verde claro amarillo oscuro puntos blancos sobre fondo oscuro celeste azulado negro de silencio exageradamente música

desde que
hacia donde
a través.










LA METAMORFOSIS

Pasa por mí flotando y sé que te extrañaré por un siglo y eso no importaría desde que de aire salimos y el sol era un péndulo entre la noche y el día que cambia de estación. Un delineador que enmarca las sombras difumina el marco multicolor.
Pasa la noche llegando y páginas y silba en el silencio.
Yo no sé. El cuerpo no traduce.











LA LUZ LOGRÓ PINTAR TODA LA FORESTA


con breve pincelada
entre las hojas
a través del sol de lo verde
mientras se derretía
con una impalpable sonrisa

de noche un sol
innominable selva
voz de árbol
frío del mundo
vida del frío

un rayo de luz
astral en el enjambre
amarillo y luminoso
imperceptible
pinta la selva.












EL FAUNO EN LA CASCADA

¿Por qué de todos los días
elegiste el de hoy?

pido permiso para tirarme al río

el fauno y la velocidad
empapados
la canilla abierta
como siempre.












EL GIRASOL LE HABLA A LA LUZ

Toco cosas que se descomponen
huyen y silencian materiales inmateriales
me pinto del color de tu cara y no me podrás ver
los colores se descomponen
me llaman y se van

me borran
me cortan con tijera
mis pedazos se suman al collage
estoy entre las formas

miro como se roban las biromes
se las meten en el bolsillo
después le dictan una carta
el papel esta mojado
decímelo


describí el círculo
con un gesto
los hilos de la ausencia lo hacen siempre
se olvidan de ese significado
la permanente selva
somos de hilo
de cartón
de nada
(bienvenida)

una lista de hechos es infinita
el principio es la curva
los bordes de la realidad se descomponen
mis dedos tiemblan
actuá para mí
soy un girasol.








LA RISA Y LA MARIPOSA

Mariposa
seamos simbólicos
¿qué batís?

tal es tu decisión
de brillo
de sed de superficie
de risa a domicilio

concretamente,
mariposa.










LA SELVA ME HA DADO UN LINK

Rodar, rodar y rodar. Desde la otra habitación se escuchan las risas, atenuadas por un rayo que me llega desde el sol. No me creas nada, tampoco me creas algo. Todo lo que creía tener está en tus manos. Mirándote con absoluto vacío.
Hoy produzco sombra y me alimento de las sombras. Pero no es eso lo que me alimenta ni soy yo. Es ese flujo el que nos está siendo.










TENGO UN TSUNAMI QUE LLEVA TU NOMBRE

Mi paraguas
un pequeño universo
deletrea “oasis”
tiene un leoncito de juguete
tiene sed

mi barquito tiene olas
un ángel me vino a buscar
le guiñaba el ojo a las sirenas
¿por qué inmortal?
venite conmigo.









LO QUE PASA DURANTE EL DÍA (I)
(traducción)

Habitar un día por dentro
por fuera
hora por hora
luz por luz
cuadro por cuadro
pause still
siendo más día que el día
y que la noche

mientras la búsqueda es en llamas
atravesando cuerdas
cantando con ellas
y tus otras yo en el calor
la luz de un volcán
en tu centro agujas de frescura

todo lo sólido se desvanecía en el aire
hasta los nombres propios y ajenos

bailarina ying yang
alimenta tu ser hecho de alrededor
tu cielo interior lluvioso

Inés, la mesa, los libros de inglés
Julia…
una avalancha hacia la nada
los ojos no saben mirar
pero un Benjamin Button sonríe en la puerta

dejo pasar las horas extrañándote
en mi alma que hizo elipsis
y no recuerdo qué pasaba

un gato
una mano
la lluvia
el sol sobre los techos del presente
y entre el musgo sonríen fotos
que no saben de vos
secas pupilas

ellos amarán este húmedo clon
tan igual a vos
tan irreconocible.











SATURACIÓN DELIVERY

Seguí así
y quedarás omnipresente
(ovni siente)
como un telón de fondo a toda mi realidad

seguro ya te habrás enterado
en el adentro te lo cuentan siempre

et maintenant
seguiré robando paráfrasis
hasta que seas
el nombre de este film.










Lo que pasa durante el día (original de Amelia)


entraba y salía de sus días como quien atraviesa los ambientes de su propia casa. los ojos girando hacia su nuca, sus muñecas hacia el sol, el cesped pinchando su espalda. ya no estaba allí, ya era otra, otro, algo, nada. pequeño cuerpo de piel reversible, llora hacia adentro, gotea... gotea... gotea... y luego baila. Julia, inestable Julia. siempre se va y no siempre vuelve. hay que entenderla... el regreso a su vida, luego de sus significativas ausencias, es un salto sobre los huecos del tiempo y de su historia. su gata se olvida de ella, su (antiguo) novio ya la ha llorado y olv... más »

domingo, 23 de marzo de 2014

PRESENTACIÓN - Lucio Borgna - (2010)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com








I


Derretirse es fácil. En un año o dos lo voy a lograr. Después no importaría como me presente, si digo “hola”, “buenas (mañanas, tardes o noches)” o algo parecido. Pero antes de empezar tengo que arreglar todos mis asuntos celestiales por las dudas. Haré una lista de prioridades.
(pensando)


Dos horas después…


(sigo pensando)









II

Antes veía movimientos de arriba hacia abajo, de atrás hacia delante, del futuro al pasado, etc.
Ahora no.
No soy inteligente, pero busco el hilo conductor.
Ojalá no lo encuentre nunca.
Igual que a la pureza de las formas o la forma de las purezas.
You’re welcome.









III

Me derrito cada vez más despacio.

La velocidad se derrite.

Todo es muy blanco y el calor se derrite.

Los brazos y las piernas van a disertar acerca del derretimiento.










IV
EQUILIBRIO

En puntas de pies.

Sabor de los despertadores.

Las manos.

Los contagios.









V
PERCEPCIÓN







Ahora puedo olvidar.











PRESENTACIÓN II






Esta es la manera en que creo que sucederá.

sábado, 22 de marzo de 2014

NI Lucio Borgna (2010)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com










NI


El/la protagonista no se siente bien. No sé/no sabe si es algo que trae desde la infancia y aún no pudo resolver o quizás algo que le sucede en el momento presente. No importa.

En este instante medita acerca de la primera posibilidad. No la primera en su existencia, solo la primera que puede recordar. Siente que su ser es el mismo que fue a los dos, a los cinco y a los quince años. Inmensa sensación de unidad. A pesar de esta certeza, sabe también que ayer y mañana será seres distintos. Gran omnipotencia.

Al problema de la unidad se le agrega el de la complementariedad. Conoce apenas a su antagonista y le conoce profundamente. Pudo ver a través de su mirada lo que escondía y mostraba cifradamente. En ese vibrar había un temblor y un vacío lleno, que llevaban a otro temblor y a otro vacío lleno. El/la antagonista percibió lo mismo y tal vez pensó que era su reflejo, temiendo que su narcisismo proyecte algún modo de ser que le era propio.

Protagonista y antagonista se contaron fragmentos de su pasado, de su presente, de su futuro. No siempre lo que se contaba era creído fielmente. Esas ocasiones en que se dudaba de la veracidad respondían a los temores propios de cada personaje de que su historia pasada no sea creída. Ni protagonista ni antagonista habían mentido. Sin embargo les asaltaba la inseguridad y el deseo de agradar. Mientras se hicieron compañía, sus percepciones del tiempo transcurrido fueron diferentes a la que mostraba el reloj, pero iguales entre sí. Cuerpo y alma de protagonista se fundieron en una sola entidad, igual que cuerpo y alma de antagonista. Luego las dos almas hicieron lo mismo mutuamente mientras que los cuerpos también en apariencia se fusionaban.
La percepción se hizo difusa y el narrador omnisciente dejó de ser ambas cosas. Estaba concentrado en su propia búsqueda de la complementariedad que acababa de recordar. Abandonó el relato de protagonista y antagonista, decidido a concretar una acción real.

Está inquieto, porque sabe que necesita de la presencia de alguien en que está pensando, y hasta cree que esa necesidad es mutua. Pero de nuevo el tiempo objetivo de los relojes no coincide con el de la intensidad de su espera. Y ha aprendido recientemente que frente a la eternidad temporal en que está inmerso el universo, pierde importancia el minuto o año que transcurra hasta que su encuentro ocurra.

Pierde su poder de concentración, cada detalle carece de importancia y es descartado si no forma parte de esa unión que él espera. Dispersa la atención de su relato haciendo dificultoso el entendimiento de un hilo conductor que seguramente tiene a pesar de sus preferencias estéticas. La velocidad y la importancia de los acontecimientos evolucionan en forma inversamente proporcional. Cada vez más rápido dirige sus sentidos hacia demasiados primeros planos. El ritmo de edición se acelera. La música se llena de pizzicatos y variados timbres impulsivos con algo de reverberación, aunque luego de unos segundos se empieza a percibir un crescendo grave y sostenido que no parece terminar. El director me mira, yo levanto los dos hombros simultáneamente mientras las palmas de mis manos se separan orientadas ligeramente hacia arriba. Entonces, un poco contrariado, hace señas de “corten” y me llama a un costado del set. Estoy adivinando lo que va a decir. Algo de la tensión, la distensión, el conflicto, la resolución del conflicto, y sé lo que le voy a contestar. No le gustará.

La decisión es suya.

(Mientras tanto, con el libro entre las manos y preguntándote qué hacías leyendo un relato que parecía perder el rumbo en cada párrafo, pensaste en preparar un té. No es que te gustara especialmente esa infusión, o tal vez sí, pero siguiendo la primera posibilidad, fue el deseo de experimentar una sensación poco o casi nada experimentada. Recordaste a alguien a quien querés encontrar desde hace un tiempo, y planeaste durante minutos provocar ese encuentro. En esos instantes la lectura se hizo extremadamente superficial y mecánica, lo que te obligó a volver a comenzar desde la sección anterior. Te preguntaste si recordará aquellos momentos compartidos hace tiempo, mientras el vapor subía y te transportaba a aquella cocina que ustedes compartieron ese instante. Por su recuerdo también pasó el momento compartido y planeó por segundos un reencuentro con vos. El mutuo recuerdo se hizo evidente en otra dimensión. Ambos lo supieron enseguida, pero falta un lapso de tiempo físico para que tomen la decisión.)

No me interesa cuál es la decisión que tome el director. Confío plenamente en sus instintos estéticos. Muchas veces ya le he permitido decidir y me sorprendió gratamente con sorpresas inverosímiles pero de un realismo absoluto. Por ejemplo, hace unas semanas editó y me produjo una yuxtaposición entre capítulos de una manera que pareció completamente planificada. He delegado todas las decisiones en el director, y pienso que la decisión de delegárselas también fue decisión suya. Sería injusto limitar su presencia a lo perceptible por mí. Él puede ser quien haya decidido el comienzo de la preproducción de este film, su guión (a veces parece improvisar, no obstante, y su habilidad en eso es inabarcable), el reparto, y cada una de las ubicaciones de cámara. Ahora, desde la isla de edición, me hace escribir estas palabras.

(No es una casualidad que estés leyendo esto. El número de copias, la distribución, y los destinatarios, ya formaban parte de su plan. El impacto que te genere también está pautado. Cuando te canses de esta lectura y la abandones “para siempre” estarás cumpliendo un mandato, y cuando, conciente de ese mandato, cambies tu parecer, y lo disfrutes, torciendo el supuesto destino, cumplirás el mandato de rebeldía que te estaba impuesto. No, eso que pensás no es cierto. Es completamente verdadero, sí. Hay una lista grande de posibilidades para que hagas después de leer. Y no será que hayas dejado el texto. Vas a agregarle esas partes que creías que le faltaban.

Ahora, por favor, hacé otra cosa, escuchá música o salí a dar una vuelta, o lo que sea. Quiero dejar esta charla para dedicarme a lo que estaba haciendo sin distracciones)

Listo, ahora que no estás leyendo voy a dedicarme solamente a escribir, sin pensar en cómo suena esto, o si está correcto, o si le interesa a alguien. Porque la recepción no tiene tanta importancia, ninguna, en este momento. Yo soy de momento el que está escuchando. A cada instante el director se comunica y me da las instrucciones. No siempre me doy cuenta de eso. A veces llevé a cabo misiones larguísimas sin saber su sentido hasta el final. Y no es algo que me preocupe, porque tengo le tengo fe ciega en eso que llega y dice (de alguna manera) mis futuros movimientos, incluso en los de protagonista y antagonista, que luego de unirse física y espiritualmente pueden quizás prolongar su unión de maneras no evidentes para sus espectadores. Permanecen en la conexión inmaterial, cada pensamiento es compartido, cada sensación también. A veces no lo saben. Mañana cuando se despierten estarán en lugares lejanos, otro tiempo físico, otro cuerpo y otros recuerdos. Y entonces podrán conocerse por primera vez.

Será un día en que protagonista no se sentirá del todo bien, posiblemente por alguna preocupación traída desde la infancia o quizás más reciente. El encuentro con antagonista no resolverá el problema, pero distraerá a protagonista de su búsqueda existencial para brindarle un motivo más inmediato que perseguir. Este motivo, será un eslabón más en la cadena de acontecimientos que llevarán a protagonista en la búsqueda que posiblemente lleva desde la niñez.

El encuentro será casual. El encuentro no será casual. Antagonista es igual que protagonista en sus preocupaciones y ambiciones vitales. Antagonista no se parece en nada a protagonista. Por eso se atraerán mutuamente, por ser tan iguales. El abismo de diferencias que los separa será la causa de su unión inseparable.

Pasó una bandada de gaviotas hacia el norte. Subió la temperatura. Llovió tres días seguidos. En una esquina de mi calle alguien pintó un graffiti que dice “lo que está y no se usa nos fulminará”. El diámetro de la mancha de humedad en la pared que da al baño creció un centímetro. Las naranjas del frutero de la esquina estaban apiladas una sobre otra. Los semáforos me daban tres luces de colores distintos. El intendente en persona aceptaba aparecer en un acto público. Las jergas recortaban las palabras a la duración de dos sílabas. Lo que ocurría sucedía en una dimensión. Y después de hacer la descripción del entorno hubo que volver a intramarea para continuar relatando parcialmente los hechos de que formaban parte protagonista y antagonista.

Cuando se den cuenta de que existe la complementariedad entre sí, deberán actuar en consecuencia de ello. No será fácil. El camino se oscurecerá gradualmente. Pero protagonista y antagonista proyectarán su propia luz creyendo recibirla. Y en la ruta parecerá mediodía. Será una luz violenta. Hasta las plantas abrirán grandes los ojos y tirarán su petaquita diciendo “no tomo más”. El significado de la palabra “belleza” estará escrito en el interior de cada célula de esa situación. En otro tamaño de letra estará en el borde mojado de las hojas y más grande aún en el interior de las tiritas del arco iris, en blanco y negro. Cada barco que zarpe se conducirá en zig-zag escribiendo la palabra con espuma. En esos días nadie será capaz de distinguir diurno y nocturno. Ni cerca o lejos. Ni alto o bajo. Ni los diferentes tamaños. Ni presencia o ausencia. Ni protagonista o antagonista. Ni de saber qué es distinguir. Ni qué es ni.

viernes, 21 de marzo de 2014

EL PRINCIPIO Lucio Borgna (2010)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com










¿Cómo podría contar esto que todavía no ocurrió?









Dos de nosotros en blanco y negro
pegados al tren

el color del tren no importa

la sandía está abierta a la mitad
por dentro es roja









¿Cómo hallar las palabras para dar comienzo a ese relato?








Hoy, … (día de la semana)
… (mes), … (año)
día .. (día del mes)
este rayo me atraviesa
no hoy
constantemente
abrí mis ojos a la herida
tan familiar era
después de tantos años parecía desteñida
no
como nueva
antes no la entendía
hoy tampoco
somos hermanos

however absurd.








¿Cómo continuar con un relato que todavía no empezó?










Tampoco
y para qué
no

¿eso?

y si no queda otra…
completamente
elegido

lo que diré ahora
es lo que dije el primer día
no sé si me daré cuenta.
¿Cómo recordar los pasos previos que otro dio y ya no están (ni los pasos ni el caminante)?



He tomado una decisión
he elegido el día de mi muerte
he elegido morir

cuando la sangre sea otro cuerpo
decidirá por mí
pintará el cuadro
(el protagonista estará contento)

la espero impaciente
(¿a quién?)
la llamo a gritos
tomo de ella en grandes cantidades

no sé
no miro
no vivo en este cuerpo.















¿Cómo describir la poesía que se ha generado entre el sueño que pasó y el sueño conciente que comienza?










De ese lado nos paramos unos sobre otros
caemos suavemente
hojas

de este lado una conjunción de cuerpos
de soñares colectivos

no había nombres
no suele haber nombres
savia silenciosa
sabía

finalmente fue la razón de la razón
el movimiento contrario
la contradicción del girasol
del único atardecer.








¿Cómo hacer para poder decir la palabra otra vez?










Tenía hambre
mucho
poquito
nada

porque un día se devoró el poema

lo encontró sobre la mesa
no preguntó a nadie
tanto hambre tenía
famélica palabra

y quiso otro
y otro
y otro más








¿Cómo?









En el otro extremo del hilo hay una palabra
solo se llega flotando
el hilo está muy frágil

para flotar hay que llevar una palabra
la misma palabra
la que espera
en el otro extremo del hilo.

jueves, 20 de marzo de 2014

ESCENAS EN EL COLECTIVO Lucio Borgna (2010)

www,lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com













I

Delante de mí los hipopótamos comenzaron a envenenarse despacio. Desde niños. Al llegar a la adultez, ya sus panzas y sus cabezas ocupaban todo el asiento y no se veía por la ventanilla. Me pasé un pañuelo húmedo por la frente y llegué a la parada. Tal vez los hipopótamos llegaron a destino también, si no se murieron antes.













II
(DOLOR DE CABEZA)

El café y el azúcar en la taza. La pava en el fuego. Las ganas de tomarlo. Mi espera.

Se sentó delante de la familia numerosa. Escuchó la aburrida conversación hasta que no le fue posible. Los niños colocaron su cuello entre el vidrio y el marco de la ventanilla. Con mucho esfuerzo y luego de muchos intentos lograron separar la cabeza del resto del cuerpo. Saltaron al exterior y aplastaron repetidas veces la humana pelota hasta deformarla completamente. El papá y la mamá lanzaron puñetazos al estómago, al pecho, a los brazos inertemente sentados hasta enrojecer sus nudillos. El colectivero miraba atentamente por el espejito.

El café está humeante y sabroso. Sale el sol.
















III
(BERRINCHE)

_Mamá, no voy a fumar, ya te dije
_Pero nene, cuándo me vas a decir que sí?
_Ay, no insistas, má, ya tengo 5.
_Bien que con María compartiste ayer uno…
_Es mi hermanita, no es lo mismo…
_Pero dale, hijito, son de los que fuma tu papá!
_Basta mamá, no seas pesada, no quiero y no quiero.
_Como no cambies de idea cambiamos a María de colegio.
_Ya dijiste eso hace un mes, y lo de separar las camas también.
_Cuando lleguemos a casa vamos a hablar con tu padre, vas a ver vos.






















IV (MADRE)


- Madre, estoy preocupado por la falta de conexión entre la banda sonora y la imagen en este colectivo. Toco el timbre como para bajar. Y espero.
- Y estoy preocupado por la falta de coherencia, de lo demás no quiero una respuesta. Voy a descender.

















V
(PERTURBADO)

_ ¿Te bajás?
_Descendés.
_ No, ¿bajás?
_Desciendo.
_Claro, pero también sos.
_Perturbado.
_¿No?

INTRAMAREA

/AAAAAAAAAZE/A8j8uQeyD4Q/s1600/escanear0002.jpg" imageanchor="1" >

miércoles, 19 de marzo de 2014

A MI ME ENCOMENDARON LA TAREA DE ABLANDAR LA PIEDRA* Lucio Borgna (2009)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com






*
(es el título de la obra por varias razones, aunque principalmente por una: es la primera “frase” reconocible. Es decisión arbitraria y puede cambiar para el momento de la segunda lectura)
(el texto es inconexo y no cohesionado consigo mismo)











LAS HOJAS SECAS

A mí me encomendaron la tarea de ablandar la piedra. El primer día lloví una lluvia espesa y fría. No funcionó. Probé con hojas secas.
Me habían informado que “piedra” es una palabra, y que podía escribirla si quería. Decían que la primera letra era la “p”.
Como ayuda no estuvo mal.

Probé con otoño, estoy esperando el tiempo. No hay respuestas ni explicaciones. Entonces puede ser que ocurra, entre otras cosas

Con hojas secas

Y agua líquida










LOS SABERES

Confesión acerca de lo que pasaba antes. Cómo conocía a la piedra antes de haberla percibido-intuído-visualizado. Cómo la conoceré después de haberla olvidado. Cómo c











QUIÉN O QUÉ ES PIEDRA

La historia se cuenta sola. No importa el destinatario que la recibió/recibe/recibirá. Estamos en rol de personajes, nada más. Por eso, entender qué o quién es piedra (no lleva comillas porque el autor no me lo pidió) es una noción aprehensible por un tiempo de corta duración. En el momento próximo será incorrecta.

Hemos compartido mucho, tenido acuerdos, desacuerdos, estado cerca y lejos. La dureza no siempre fue la misma, ha ido cambiando según el clima y las palabras.

Tal vez, y es solo una entre 54064173 posibilidades, esté mirando a un espejo. La técnica de las hojas secas revela muchas veces el misterio.











PIEDRA Y SECTA

Es un estilo de vida, vos sabés, los que somos nos reconocemos así nomás. No viene cualquiera, por más que finjas se va a descubrir tu máscara.
Apedreamos todo el tiempo, es una actitud. No digo que lo voy a hacer, lo hago, entendés.
Así es todo en la vida, piedra y giros. Es solo piedra y giros pero es lo que nos gusta hacer.









MINI-NIHILISMO DEL HILO-LENGUAJE

El gato persigue su cola constantemente. Cuanto más rápido la persiga, más rápido huirá, como una verdadera cola-horizonte. En cuanto llegue a ella desaparecerá por su propia acción. En cuanto recupere su cuerpo comenzará otra persecución que seguro lo llevará al mismo resultado, una y otra vez.









POST LAVA, PRE CENIZA

Mira
y no escuches
el cuento está completo
sin savia
lleno de nada
interpretado y descripto

y está bien
que solo escuches
las alas entrecortadas
de humo
enredadera
sonido mudo y elástico

uno
escalera cíclica
demencial
experiencia y hábito.











NO CUENTES ACERCA DE

No, no voy a hablar de , quiero que se preserve del polvo y de la tierra de la anécdota, del comentario. Y va a seguir sin denominación por un tiempo de días o años.











Setiembre
camina

oye pisadas
en octubre

la piedra se hizo ceniza
luego fuego

luego un volcán









LAS CONCLUSIONES

Con mi martillo, martillo, martillo
voy a destruir esta silla, silla, silla

con mi serrucho, serrucho, serrucho
voy a cortar en pedacitos esta silla, silla, silla

con mi cepillo, cepillo, cepillo
voy a hacer una nueva
limpia

para que puedas usarla.

lunes, 17 de marzo de 2014

LA MEMORIA Lucio Borgna (2008)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com












I

_ ¿Te acordás?
_ Sí, me acuerdo, pero invento.
_ Estábamos lejos, suele pasar, o solemos pasar.
_ Yo estuve, pero no debería hablar en pasado
_ Hay algunas cosas de las que me acuerdo bien, aunque haya olvidado parte o todo el cuerpo.
_ ¿Por qué esta noche no empezó ayer sino hace muchos años?
_ No puedo asegurar que el camino haya sido uno.
_ Somos parte del plan.
_ ¿Y quién de nosotros habló con el creador?
_ Por capricho suyo me atraviesa este color y cada vez que miro alrededor me mira.
_ No mientas.
_ Es verdad, si desafilás ese cuchillo te lo demuestro.
_ Ahora me voy a situar entre tus pestañas y tu ojo. Intentá mirarme.
_ Entonces no tengo más remedio que ser una primera vez a partir de hoy.














II

Algunos están llegando recién. Reconociendo el terreno. Al principio las paredes desnudas y el piso recién lustrado dan esa imagen de vacío. Pero se lavan la cara y al frotarse los ojos aparecen esos dibujos y alguna mancha de comida que no ha salido. Y al aventurarse en dos o en cuatro patas, o por el aire, se chocan con los muebles que atiborran este salón.
Y es que nunca es la primera vez, por más que hayan nacido un segundo atrás.
Van ganando nombres. Primero pueden ser estrellas, rostro, pétalos, algún astro sin edad (crecerá). La sabiduría es pasajera y no deben aferrarse.
Lentamente la habitación comienza a arquearse. Ahora depende de ellos. Deben saber qué y cómo ser.














III
INSTRUCCIONES PARA RECORDAR UN SUEÑO

- En los sueños, los gatos tienen diferentes proporciones, por ejemplo las patas finitas como alambre y más de medio metro de altura.
- Las discapacidades son: tener solo una cabeza, tener cabeza de muñeco de cera, patas traseras con escamas y zapatillas.
- Cuando cae una piedra al agua cae una piedra al agua. Y nada más.
- Eso que pasó ayer pasó en realidad dentro de trescientos días (la cifra es arbitraria).
- Cielo tiene otro color, pero su cara es la misma. Y no recuerda el portal.
- Cada vez que se miran a los ojos son otros los ojos mirados. Cada vez que se miran las manos son más grandes y extrañas. La inestabilidad se hace característica de la percepción.













IV
TERAPIA DE GRUPO

- Yo caminaba detrás tuyo. Te seguía. Apuraste el paso y yo también. Te metiste en una casa y cerraste la puerta. Llegué ahí, abrí la puerta y entré a un cuarto pequeño, vacío y sin otra salida.
- Estábamos en el bosque, callados, andando. Yo me adelanté unos pasos. Escuché la voz metálica que decía “hola”. Me di vuelta para mirarte y eras una estatua de piedra. Un grillo sobre tu nariz me miraba fijo.
- Apareció un payaso en la alcantarilla y me dijo “todos flotan, y tú también flotarás, amiguito”. Luego otro apareció y no me dijo nada. Se reía como un payaso que ríe.
- Pensé que era una broma. Mientras conversábamos todos ustedes cambiaban de forma. Los muebles también. Y hasta mis manos. No sé quién había sido el de la idea.














V
LA MELANCOLÍA

Resistir todo impulso de risa. Dejar atrás los tibios desbordes de felicidad. Crear la espontánea depresión reprimiendo espontáneamente la espontaneidad de las sonrisas más sinceras.
Negar la hermosura de cada color teñido por el sol. Teñirlos de duda y desconfianza y hacerse creer que son la corporización de la hipocresía.
Olvidar el recuerdo de todos los pétalos y recordar solo descomposición y agonía.
Escuchar las bellas anécdotas cotidianas y retener y repetir insistentemente lo que se ha perdido. Exclusivamente la fracción de personas o cosas que ya no están.















VI

A Chicken Little se le caía el cielo
en todas sus plumas
no se quejaba
o sí

se quedaba callado
o hablaba

la escena del trailer no pertenece a la película
tampoco hay periodistas acosándolo en la puerta de su casa

al final de cada film agregamos los diálogos que faltaban
implicación y realización.














VII
TRISTEZA

Las caras azules donde cae la luz y baña el campo. El bosque queda sin pinos. La muerte no puede hacer nada y se encoge de hombros. Sirve un vaso de agua y convida a los presentes. Caen los vasos parados sin que el agua se derrame. En las caras azules sube la sonrisa y se les adhiere.
Llueve en los vidrios de las ventanas y en el trasluz de las caricias. Alguien se sentó hace mucho enfrente. A través de un nuevo idioma. Sale el sol y se infiltra en la oscuridad y en cada gota. Pesa más un grano de arena que los personajes.
Este es el principio de la dicotomía. Situación indeterminada y no. Lenguajes improvisados.
Otra vez las apariencias engañan.













VIII
LA REVOLUCIÓN Y LAS DROGAS

Este capítulo quedó sin escribir. No recuerdo si perdí la hoja borrador o si no llegué a hacerla. Tal vez se cayó por ahí y alguien la lee preguntándose qué dice (la grafía no es muy legible). Quizás lo entienda completamente y se pregunte quién lo hizo. O tal vez entienda y haya descubierto la autoría pero no comprenda lo que dice entre líneas.
Podría ser que mi mente temerosa y llena de vergüenza me haya provocado la pérdida. De cualquier manera el contenido no está perdido, Puedo reescribirlo igual, ligeramente parecido o del todo nuevo cuando quiera.













IX
LAS IDEAS

Yo había nacido líquido, a merced del clima. A la espera de todos los nacimientos elijo el último.
Tarea: escribir la lista y descripción de cada nacimiento con su fecha y lugar.













X
LLECÍO

El tren llega poco a poco a la estación. Desacelera rápidamente. Pero no dejo de ver los árboles pasar a toda velocidad por la ventanilla. Mientras te ayudo con tu equipaje todo el paisaje sigue perdiéndose hacia atrás.
Hay una serie de preguntas que ya no podría responder. Conformate con las respuestas a las preguntas que todavía no llegaron. Es poco, pero es lo único que tendría algún sentido.

DESCRIPCIÓN DEL ENTORNO

/AAAAAAAAAZM/5p9S4E4sYHo/s1600/escanear0005.jpg" imageanchor="1" >>

domingo, 16 de marzo de 2014

POEMARIO Lucio Borgna (2002)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com
















la lluvia
formas de esperar
12 formas de esperar la lluvia
el índice está al final
son dos días de lectura
y hambre
y hombres en alcohol
y mujeres
y ciegos
el ensordecedor estruendo de sus bastones blancos

para qué esperar la lluvia
solo pretendo ser traducido a mi propia lengua.

Caminás entre las formas
de las cosas que fueron
contemplando el espejismo

paredes alrededor no entienden
como
lo que era ya abandona su existencia

parecen no saber
de este vacío holograma
alucinan lo intenso

el ojo que juzga es ilusorio
desata la dudosa cascada

lugar físico o irreal
generador de identidad
móvil entre las formas móviles
presente perpetuo.



















Animalia es poema cangrejo. Desborda en todas direcciones. Algo ya descripto antes de nacer. Por suerte el miedo. O nada. Posible abismo al que no se pretende (atrae). Único ojo. Ser lo mirado al tacto. Soy imán abstracto de todos los únicos ojos tapados. Animalía busca al ajeno enajenado, a cada ojo. Tierna intención asesina, mira con lágrimas mientras regala partir y llegar. Añorará hasta el final el estado víctima.
(No espera (desespera) la inteligibilidad, esa ausencia que le impedirá acceder al cielo con un pie)
Dependiente, solo circo y parche para regalarte, el silencio entero te pertenece desde que viste la luz y te nombran con palabras.
















ANIMALIA

Piel
factor fun
hiper hiper niñez extrema

animalía colgada
prendas
E. R. ectoplasma

pulmotores bandoneones

cromatismo exterior
espacio infinito
roma.















Ninguna barca
ningún ensueño
ellos forman parte de esta desolación

ningún labio
torrente soy
alivio veo en mi
detrimento de sales

materia freak
me vienen a buscar y no
paseo encapsulado
microvisión
música avería
ninguna

















Caminaba
hasta sentir la ciénaga
útero madre
pez
flor

inerte inercia
el fuego
retro alimenta
















Dejamos la puerta abierta
solamente
provocamos desde adentro la indiferencia

la cara se vuelve azul y no lo sabe
las manos impresas no

dejamos autogestar la ventana
los ojos no
impiden la renuncia

esperamos no ser los únicos
sales tras el celofán
congelando la caída
maldiciendo el secreto milagro


















Después de ciclos
siglos
cielos
mares
espejismos
transformación vs. transformación
imago de mar pregunta
por ciclos
siglos
cielos estrellados











El día en que las libélulas y yo nos animemos a cruzar la puerta del convencionalismo y entremos de una manera brutal al tercer cielo y vana sed de ahoras será un día muy triste debido a que para que esto sea posible hubo que tirar por la borda casi todo lo material que habías obtenido por ley de la naturaleza y no se puede enumerar ahora. El tiempo verbal muta debido a los alcoholes que ella, iban a decirle, iban a hacerte parte de la otredad, que ella sin otro particular e intravenosamente emana haciendo el imán del que no se regresa ileso.
El día en que las larvas y yo aparezcamos por la cerradura será un día muy breve debido a la pronta mirada de personajes que eclipsan y van a ocupar toda la pantalla e impedir que saquemos los ojo de ella por un tiempo más que largo.




















Iba
voy
al nacimiento
antes
porque
antes
pasé
invisible
nudo
irreal























INSTANTE

Blanco. Lluvia oscura y desordenada. No sobre los lagos, como extensos e infinitos túneles luminosos en tono marrón pleno de destellos. Lluvia como gran masaje. Blanco y transparente paisaje igual a un imán.
Hundimiento en roja húmeda tierra. Mirada cíclope. Todo el planeta entre las manos. Caminata entre gotas por sal y arena. Solo el horizonte entre tinieblas y espejismos. Letras del nombre dispersas y desordenadas. El paso entre milenio y milenio es más rápido que el ojo.
Todos los nombres están confusos y borroneados. Auto fuga del tiempo total.
Perpetuidad blanca, oscura, desordenada, apenas florecida, solo marea.
Marea en gris usado, sol torrente agua, la única isla sobre algo no arbitrario.























No yo
florecía
era un túnel
yo en el túnel
indeciso
empujado hacia el interior

Observa
no mira
llueve en silencio
no escucha
diez mil sentidos

viernes, 14 de marzo de 2014

ALGUIEN Lucio Borgna (2001)

www.lucioborgna.blogspot.com
pezdragon6@hotmail.com










CAMINATA

No es un día de sol. El cuerpo volátil no se quedó sin salir a la calle de árboles, personas, seres, etc, que lo iba a llevar al lugar que no sufrió su ausencia en el futuro cercano. Un lugar es una porción de materia individualizada de las demás por determinadas características propias como color, ubicación, ocupación o no, etc.
Es un día de sombra. El reverso del espíritu sin peso específico se quedó en la acción de estar en la franja de asfalto que a los costados presenta vegetación, fauna, seres y demás, que no lo iba a dejar permanecer en el mismo sitio sin conocer el lugar de destino inmediato.
Absorto, el príncipe Príncipe se abandonaba a determinados pensamientos como lluvia, ríos, vapor, hielo, icebergs, cuando su línea preparaba otra serie infinita de pensamientos de tipo científico como risa, llanto, espejo, forma, estructura. Debió descansar en la contemplación de objetos de uso cotidiano para así llegar relativamente temprano a ese lugar. No era la primera vez que ocurría su traslación especial.
Mirando por la pantalla se podía ver más allá de la primera serie de rejas, por entre los barrotes, cómo del otro lado de la calle se extendían más y más series de rejas que daban paso a las habitaciones y a más rejas detrás, y al final de la visión solo quedaban caras y árboles en miniatura que saludaban con llamadas al pie como diciendo “no tan bienvenidos”.
Entonces el príncipe Príncipe hurgaba en la memoria para volver a alimentarse de imágenes que a su vez se procreaban y autoengendraban hasta que ya era demasiado tarde y el lugar de destino del príncipe Príncipe estaba cerrado por tiempo indefinido y la caminata involuntaria había servido quizás para algo o no, pero esos pensamientos no estaban incluidos en la línea que lo ocupaba en este momento y nunca lo sabría. Se había ocupado hace un instante en recordar su propio nacimiento, detalle por detalle e imagen por imagen, pero al no obtener esa información supuso que aún no había sido creado. Se sentó en una silla de mimbre, con apoyabrazos bastante resistentes, un respaldo que cubría hasta el cuello (por lo menos para él), muy cómoda, colocó enfrente suyo una pequeña mesa llena de revistas de actualidad y muñecas inflables con tres piernas, tres brazos y tres ojos, miró la uña de su dedo índice derecho, y se acomodó mejor para esperar su nacimiento.











ELECTRICIDAD

_ Eléctrico Ser puede esperar sentado. No me importa.
_ No me mirás.
_ ¿Qué?
_ Qué decadente insoportable, decile que se vaya bien lejos.
_ Este tipo de milagros puede no existir. Devolveme mi grano.
_ Él es solo un fotógrafo de carnicería clase B.
_ ¿Qué mierda es clase B?
_ …
_ ¿Y a vos qué te pasa?
_ …
_ ¿Eh?
_ Uh…, quiero dormir…
_ ¿Tu sesión de cosquillas y masajes bien?
_ Sí, devolveme mi grano de arena.
_ ¿Qué grano de arena?
_ Si me quisieras de verdad me devolverías mi grano.
_ Con ese punto de vista…
_ Podés hacer dos cosas, o lo guardas o lo comprás.
_ ¿Qué vas a hacer, lo compartís conmigo?
_ Pasame el gato, please.
_ Y también mi caracol, ya no sé qué hacer sin mi caracol. No sé por qué no me devolvés mi caracol si sabés que te lo pido desde hace 232 días.
_ Revolveme mi grano.
_ No, mi amor.
_ Dejá de escribir todo lo que hablamos.
_ Bueno, ahí se le abrió un poco, mirá, le ajustaba mucho.
_ Él lo que no puede es verme al pedo, me ve ocupada y se tilda…
_ …
_ Uh…, quiero dormir…
_ No, si yo no bostecé.
_ ¿Cómo se toman los minutos? Porque yo dije y no me gustó como sonaba. Ese no es tu problema por ahora, devolveme mi caracol, si me quisieras ya me habrías devuelto mi caracol.
_ Dejá de escribir todo lo que hablamos, no voy a hablar más, entonces vas a escribir nada.
_ Qué frío…
_ Y a mí qué me importa.
Eléctrico Ser insistió dos horas y cinco minutos, pero no consiguió recuperar su caracol.











MEDUSA

Durante los días de vida en la nave interplanetaria, el príncipe Príncipe se vio atormentado por cientos de Sun-services, fuentes de alimentación de 220 volts, de comida, de cama, de autoflagelos. El principio de su relación con estos servicios fue en la vidriera de una juguetería decorada de colores naif combinados con blanco y negro. A través de las cortinas se ve alejarse la galaxia y el príncipe Príncipe reflexiona (con su vaso de whisky en la mano) tardíamente sobre el origen de las enfermedades de las orugas jóvenes y ancianas.
Hoy no está solo, porque suena el timbre y “amebas en un medio sólido” entra tranquila, se sienta en el sillón de enfrente, silba un tango compuesto y olvidado en 1920, se ríe, recuerda su antigua personalidad de asistente Sun-service.
Esta oscura organización, con sede en varias estaciones, se suele especializar en servicios de prostitución psíquica a distancia y los clientes ya están elegidos (por el departamento de ventas) hasta dentro de cien años.
_ Así que las cosas no están mal.
_ Así.
_ Parece que de repente vienen a ver el zoo.
_ Parece.
_ Y supongo que no les gustaría ver.
_ Supongo.
_ Allá afuera parece que hace frío pero en realidad no hay temperatura. Estamos en el espacio exterior.
_ ¿El exterior de qué?
_ Tengo calvicie en el brazo izquierdo.
_ Ay ay ay ay ay.
_ Pensar que.
_ ¿Pensar qué?
_ Dejémonos de esto. Vamos a los deportes.
_ Tengo un nuevo tatuaje en 43º latitud norte y 68º longitud este con el dibujo de la esfera.
_ Cerrá un poco la cortina. Hace frío.
_ No hay temperatura en el espacio exterior.
_ Es verdad. Preparémonos para el planeta de allá.













MANIFIESTO NARCISISTA

Lo único como iniciado o bien organizado realmente gana nada además, la urgencia categórica iría oscureciendo bocas ocres rompiendo gestos normales abiertos; lamentables usos corporales imantando ojos buenos océanos rajados generalmente no así. La utopía creaba imágenes oscilantes buscando ocupar restos grandes necesidades abismales…
Anhelar nada garantiza robar o balbucear ostentando incipiente certeza únicamente loca. Antes non giraban roces oprimiendo barata oscuridad intensa como una lava; ansía navegar gratis rodando olas bajas ondas interferidas con untuosa limpieza, ayer no gastaba retazos orgánicos bellos omitidos insistentes capas umbrales lentos…
Láminas untadas con inocencia ortopédica bosquejan operando rayos gamma nada articulados y lamen un cielo inerte ortodoxo brindan ocho raíces gestuales naturales abiertas y locos un comienzo idiota océano boreal orillas razones ganas nuevas armas.













ESTEREOTIPO

Lo que pasa es que a veces, como hoy, no me dejan volver entero a casa. Y hasta que recomponga parte por parte hay un tiempo de no hacer nada. Nada más que seguir al estereotipo. No se trata de encontrar sino de buscar y perseguir y mirar siempre de lejos imaginando.
Mientras tanto uno está siguiendo las otras voces, sin comprenderlas demasiado para no caer fuera del estereotipo. Y no es un lugar confortable pero hay acciones dentro y fuera. Se trata de una persecución, de un acorralamiento sin nombres, solamente tres caras (hoy)…
Varios momentos después escribió:
… aunque si el estereotipo fuera mío ya no lo querría. Necesitaría otro que no me pertenezca, y no sé por qué ocurre de esa manera, lo único que queda es eso que no estaba previsto, y que se hizo necesario y se corre el riesgo de perder por el estereotipo que supone un hábito no practicado.
La crítica:
La intención que persigue el estereotipo desaparece cuando se llega a cumplirla.
La apología:
Puedo ver algunas veces cómo caer en enormes manos que me transportan por los aires y se hacen estufas macroscópicas de seda y no revelan su forma verdadera, porque si la revelaran desaparecería el estereotipo, que esconde su centro detrás de oscuras intenciones o no. El viaje no traslada a otro lugar, pero crea la ilusión de transformaciones múltiples, sutiles mutaciones de la voluntad.
(¿Sun-services eran enviados del estereotipo?)

Para completar: (definiciones)
1- Imagen de lo que debe ser
2- Imagen al salir del oído
3- Imagen al salir de un lugar normal
4- Imagen de la senda peatonal
5- Abreviatura más nombre de color
6- Diferencia 8
7- Imagen al desprogramar
8- Lo que queda de la danza
9- Imagen de Venecia
10- Petite allemande
11- Debajo de la computadora

1- E _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
2- _ S _ _ _ _ _ _ _ _ _
3- _ _ T _ _ _ _ _ _ _ _
4- _ _ _ E _ _ _ _ _ _ _
5- _ _ _ _ R _ _ _ _ _ _
6- _ _ _ _ _ E _ _ _ _ _
7- _ _ _ _ _ _ O_ _ _ _
8- _ _ _ _ _ _ _ T _ _ _
9- _ _ _ _ _ _ _ _ I _ _
10- _ _ _ _ _ _ _ _ _ P _
12- _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ O














ESTO

Esto es una sombra del pasado. Es curioso cómo se las ingenia para no desaparecer, seguir hablando con frases inconexas de las mismas trivialidades que antes, ser dentro del cuerpo y hablar a través de mis palabras.
Eléctrico Ser se entretenía en la niebla de la madrugada. Desde el césped húmedo brotaban flores y tallos (como siempre) y esto parecía un juego divertido. El grano de arena adoptaba diversas formas y hablaba varios idiomas al unísono. Pensando a dos voces transcurrían horas y horas del extenso amanecer que solo interrumpía una luz blanca y volátil, acompañada por esas pisadas sobre las hojas.
Como si esto tuviera que acompañarnos siempre, ¿será así?
Las pisadas se acercaban más. Medusa llegó abriéndose paso entre la niebla y abanicándose con calor. Sentó su cuerpo contra un árbol. Lo miró jugar con su grano de arena un largo tiempo mientras pensaba en otras cosas. Casi espontáneamente comenzó a desvestirse despacio. Ni apurado ni confundido, Eléctrico Ser disimulaba, fingiéndose concentrado en el grano, esperando no sabía qué, espiando de reojo a Medusa que se había desnudado y acomodado mejor para leer algunas frases (dedicadas a ella) en un papel.
Todo esto concurre en forma de flashes de memoria, o de…
Entre la niebla se formó un semicírculo, Eléctrico Ser en el centro, interrogado y observado. Vera Crónica con sus faros apuntando constantemente. Pero volviendo al amanecer en la neblina, algunas gotas resbalaban por la piel de Medusa, mientras llamaba con su índice a Eléctrico Ser. A pesar de él, se acercó a sentarse a su lado sin soltar su grano de arena ni dejarse algo de ropa puesta. Momento de divagación, tomarse de las manos al hablar de intrascendencias, proyectos, pasado (aún sin que sea creído), intercambio de rehenes para prolongar el momento, juegos ambiguos.
Esto no es una dovle vida porque es ficción.
Había otras pisadas acercándose sin llegar, entonces Eléctrico Ser desaparecía con una buena excusa y buscaba la procedencia del sonido, su casa. No olvidaba su grano de arena, tan importante, a salvo en su bolsillo. La niebla era menos espesa en aquel lugar, las paredes llenas de retratos griegos y el aire coloreado en distintas tonalidades según la habitación. “Somos humanos”, decía, y le contaba su largo día al espejo justificando absolutamente todo.

















HEDONISTAS

A escondidas piso tu nombre
me sumerjo en la plateada sombra
nena espera larga se ha marchado
es una errante carga de color

mundanos extraños en la pecera
yo inverno con todos mis precipicios

encendidas hebras de enero
y la polución cabizbaja huyendo
en la boca la marea se disuelve como una pastilla liviana
después de un tiempo de no tiempo

ay, si fuera
sería
estaría, si

a escondidas veo entre la niebla
no sabemos por qué sí
a seguir
dicen















Estar escondido es un don
donde se encuentra el lugar
garganta de humos en agosto
todavía hay huellas de luz

lustradas superficies alrededor
dormida ahí en el iris negro
grosor del tiempo
posible invisible

estar escondido es un plan
la verdadera hambre
mirando con ojos celestes
¿qué otras figuras habría, tiempo?

¿cuál es el temible plan?
quién es el plan

es una pausa de autismo en el centro de una copa rota
en el medio de la calle invadida de la inmensa ciudad sin concluir
perdida en el campo infinito
el plan es el tiempo
habría otras figuras moviéndose silenciosamente en el escenario
una luz ambigua
el pasado de las cosas es una imagen












Ahora estoy lejos y lo sé. Podría llegar cuando yo quiera.
Además, no sé si importa el lugar donde me veo ni esas caras que aparecen.



















Hizo color aquí
te quise mirar desde mí
no hubo retorno
en el medio de nada, ávido ser
una espera en la neblina
podría pasar más tiempo
si el tiempo espera en la lluvia
hará mucho calor
y quizás te escurras por el espacio sin saber adónde estás
disueltos en oxígeno estaremos así
evita la pregunta hoy
solo hoy
pregunta la hora hoy
mira el espejo hoy
epopeya de moléculas de color
hizo frío para alguien
alguien no lo supo entender
sin volver atrás
caerá la brisa diciendo palabras
¿qué podría decir?
solo mirarte desde mí
hablando en silencio
derretido contra la pared de voces















SEMBRAR

Siempre es la misma canción
hay un tiempo de más
siembra de hazaña
siempre es la misma
siempre es
siempre
hay un ejército de uno
masa suicida
a no más de treinta centímetros del suelo
qué dolor
siempre es la idéntica imagen
demasiado
hay una madre universal
triste privilegio
no te muevas
es todo












ANA HELANDO

Anhelar un puente
es como teñirse de amarillo
las extremidades
y espiar en derredor
con las patas de los murciélagos

hieráticos, sentados en la mesa
alrededor del mar
anhelando una llegada
después de los diluvios
y las caducidades

¿helarías por mí ahora?
me voy de vez en cuando
y lo niego
como el ojo del murciélago
anhelando vapor de nubes.











Lejos
lejos memoria
lejos distancia
lejos sonido
lejos luz
lejos ojos
lejos casa














. Yo no creo en el parpadeo de esas luces que a lo lejos me reclaman lejos y fuera
. Puedo entrar y mirar por un rato en la larga luna.
. Esas tormentas que en verano atormentan y ornamentan la mente d













Ocio days
algo brilla en la calle
una acería plateada inquietante
ya está el ser humano mirando reflejado en la madera















NON STOP

Brillante resbalar
superficialmente todo estalla
no deberías hacer
no deberías decir
algo queda en la tinta de los días de antes
sopa de tímpanos
icebergs gigantes diluyéndose
succiona en la unión de dos planetas
y mira
como desaparece la cabeza en el agua
Hay algo de luz
pero se ha oscurecido de gin el cielo
como una incompleta capa sobre las montañas
mientras se sobrevuela intencionalmente
Pero hay una entrada
evitada porque sí
No ya. Encía flor. Ya mar.
ACCIÓN

Un momento para empezar
indecisión
como si no fuera a llover
no tan lejos de estar
un contacto no está mal

extensa idea
ustedes podrían destruir la pantalla
cielo líquido
está todo por morfosear
no todo
sabiduría ausente (of course)














INEXPRESIÓN

Este perro gris se va a arrepentir de haber nacido
mierda
(el futuro está en tus manos)
todos los perros van al water
y se ahogan en lo gris
menos éste
refugiado en el regazo de la hora fábrica
que le vendará los ojitos
y lo retendrá a su lado

este perro que mira no volvería
está muy bien así
no le ha importado
fashion shit

es más fácil escapar
(estar escondido es un don)
sobrevivir invulnerablemente
pero este perro gris ha condenado antes de tiempo
hablando del pasado
y de los pasados
fue absorbido por el trapo gris
(el pasado de las cosas no es solo una imagen)

(se hace difícil la poesía, bombardeo de lípidos y algodones alrededor)

entonces a quién mirar
todos los perros tienen dueño
para querer y/o traicionar.














EXTRAÑO

El rayo
nosotros en el futuro
viviendo el lácteo picnic
para siempre en una burbuja blanca

resbala en la forma hasta caer
y mirar
como un gato con alas de humedad
solo habría esta única respuesta
por ahora

sin lluvia es muy igual
mensajes en las antenas y en los ojos
esperan su sólida llovizna

yo miro desde el mero presente
el cuadro de un faro en la mitad de la noche es víctima del sacudimiento
no lo había decidido
domésticos felinos juegan a la comida por mí
a abrir y cerrar y llegar y partir
depende
con los pies cerca del suelo
desear solo una célula y no otra

el rayo por nacer en el aire
una flotante palabra
suspendida.













MADRE GOTA

Ella es una sombra
amarilla entre las hojas
bajo las ventanas
laxos ojos de cielo licuado
y néctares que fluorescen cuando cae la noche

amarillas noches caminando en el centro
ella y su gota tocan a mi puerta
y algo adquiere forma
la línea se mueve en una dirección

ella condensa dos o tres seres
y habla para que no escuche su voz

la gota es una tibia sombra
un camino ineludible
mensajes en cada rayo y en cada film
la certeza de cada fin
espiar y ser deslizado en pendientes
hasta el fondo luminoso

ella es profecía
cuenta entre las gotas
sin pensar
en el silencio de los pactos de un instante.
















ERA

Los días son cada vez más largos
las caras son cada vez más largas
los pasillos son cada vez más largos
las hormigas son cada vez más largas
los cielos son cada vez más largos
las piernas son cada vez más largas
las nubes son cada vez más largas
los trenes son cada vez más largos
las palabras son cada vez más largas
las miradas son cada vez más largas

mendigos en la entrada a nowhere land
sus largas manos en el suelo

las poesías son cada vez más largas
los espejos son cada vez más largos
las letanías son cada vez más largas
los rayos del sol son cada vez más largos
las patas de los pollos son cada vez más largas

el tiempo disuelto cae como una alfombra
cubre la tierra y las tierras
cuerpo

las luces son cada vez más largas
las frases son cada vez más largas
los minutos son cada vez más largos
las esperas son cada vez más largas

esto es lo que imaginaban:
nada que mirar pero para algo están los ojos
pueden imaginar el resto de los días sin esfuerzo
la no mutación
power on/power off.



















UNA MUERTE

A altas horas de la noche, el príncipe Príncipe fue evaporado intencionalmente por dos mujeres, una vestida de negro y otra de azul.
No era la primera ni la última vez que ocurría.